Un estudio reciente encuentra que los cigarrillos electrónicos no ayudan a dejar de fumar, ni a reducir la cantidad de cigarrillos fumados.

Los cigarrillos electrónicos son publicitados como herramientas útiles para dejar de fumar al evitar que el fumador inhale humo de tabaco, sustituyéndolo por nicotina vaporizada; sin embargo, los estudios hasta el momento no han dado conclusiones de la efectividad de los dispositivos.

La investigadora líder, la doctora Pamela Ling, profesora asociada del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirma que cuando los cigarrillos electrónicos fueron usados por gente del común, bajo las condiciones reales, no se encontró que disminuyeran con éxito la probabilidad de dejar de fumar cigarrillos.

Ling piensa que la publicidad de los dispositivos debería de ser regulada para prohibir que los publiciten como herramientas efectivas para abandonar el hábito, hasta que dicha afirmación esté respaldada con evidencia científica.

Para la presente investigación se contó con la participación de 949 fumadores, de los cuales 88 usaban cigarrillos electrónicos al iniciar el estudio. Luego de un año, se encontró que el 14 por ciento de los fumadores dejaron de fumar, sin diferencias notables entre los fumadores que usaron el dispositivo y los que no.

Tampoco se encontró mayor diferencia entre el uso del dispositivo y la disminución de cigarrillos fumados diariamente, la hora de comenzar a fumar el primer cigarrillo y las intenciones de dejar de fumar.

Se encontró también que quienes tienden a usar cigarrillos electrónicos son las mujeres, adultos jóvenes y personas con menos educación.

Los resultados del estudio aparecen en la revista JAMA Internal Medicine, en su edición del 24 de marzo.

Ultimas busquedas

se puede fumar cristal en un cigarro electronico . noticia sobre la droga sobre adolescente . como fumar cristal en cigarro electronico . como fumar metanfetamina en un cigarro electronico . fumar metanfetamina en cigarrillo electronico . liquido de metanfetamina para cigarro electronico . metanfetamina en cigarro electronico .

Un estudio relaciona el aumento del consumo de cigarrillos electrónicos con que los adolescentes estén fumando más, siendo estos dispositivos el paso previo para el consumo de tabaco de manera formal.

La coautora del estudio, Lauren Dutra, becaria posdoctoral del Centro de Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirma que con este estudio se rebate la idea de que los cigarrillos electrónicos sean efectivos para ayudar a dejar de fumar.

Para la investigación se realizó un análisis de los hábitos de 38.000 estudiantes de escuela intermedia y secundaria en cuanto al tabaquismo, para lo cual se usaron los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Tabaco y Jóvenes de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, realizada entre 2011 y 2012.

Se encontró que se duplicó entre 2011 y 2012 la cifra de adolescentes que había probado alguna vez cigarrillos electrónicos. En 2011 el 3,1 por ciento de los adolescentes admitió su uso al menos una vez y el 1,7 por ciento de ellos fumaros también cigarrillos corrientes. Para 2012, se encontró que aumentaron hasta 6,5 por ciento los adolescentes que probaron cigarrillos electrónicos (2,6 por ciento de ellos fumaban también cigarrillos corrientes y el 4,1 por ciento usaba exclusivamente cigarrillos electrónicos) y el 2 por ciento eran usuarios en la actualidad de los dispositivos electrónicos (entre estos, la mitad consumían cigarrillos corrientes y la mitad sólo usaban el dispositivo).

Dutra considera que los cigarrillos electrónicos son una droga de entrada, pero ella misma dice que es su opinión, sin embargo son necesarios más datos para mostrar que dichos dispositivos hagan que los adolescentes fumen. Es preocupante, según ella, la forma como los fabricantes presentan los dispositivos con sabores atrayentes como chicle además de asociarlos a imágenes sugerentes de chicas en biquini.

Dutra agrega que los cigarrillos electrónicos en su mayoría sí tienen tabaco y que ante la popularidad que están teniendo entre los adolescentes, es momento de preocuparse y limitar el acceso a estos productos, regulando la publicidad y fabricación de los mismos.



Un nuevo estudio encontró que los individuos que se encuentran expuestos al humo de segunda mano durante la infancia, padecen engrosamiento irreversible de las arterias, con lo cual se aumenta el riesgo de padecer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular (ACV) más adelante.

Para la investigación se hizo la observación de más de 3.700 adultos de Finlandia y Australia, encontrándose que quienes estuvieron más expuestos al humo de segunda mano en la niñez, viviendo en hogares donde ambos padres fumaban, tenían las paredes arteriales más gruesas, en un promedio de 0,015 milímetros más que aquellos individuos con padres no fumadores.

Lo anterior, significa que si una persona ha sido expuesta al humo de segunda mano en su niñez, ha de tener 3,3 años más de edad en sus vasos sanguíneos cuando es adulta.

Los resultados arrojaros por la investigación refuerzan la idea de ser inflexibles en cuanto a los hogares libre de humo para evitar provocar daños irreversibles en la salud de quienes están expuestos al humo de segunda mano, según opina la autora del estudio, Seana Gall, becaria de investigación en epidemiología cardiovascular del Instituto de Investigación Menzies de Tasmania y en la Universidad de Tasmania.

De los hallazgos se desprende también que aquellas personas de padres fumadores tenían mayores probabilidades de ser adultos fumadores o tener sobrepeso, en comparación con aquellas que sus padres no eran fumadores.

No se encontró gran efecto entre las personas con uno sólo de sus padres siendo fumador, pues quizás este opte por hacerlo fuera de casa, donde su familia no esté expuesta al humo de segunda mano.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista European Heart Journal, en su edición en línea del 5 de marzo.



Un estudio desarrollado en el lapso de 40 años encontró vínculo entre la exposición de bebés de sexo femenino a las hormonas de estrés de sus madres y fumar en el embarazo con una adicción posterior a la nicotina en las hijas, mas no encontró riesgo similar en los hijos.

Para la investigación se analizaron datos arrojados por 649 mujeres y 437 hombres a los que se les hizo seguimiento durante 40 años, luego de haber nacido de madres con niveles de hormonas y presencia de tabaquismo durante el embarazo.

Cuando la madre tenía un nivel elevado de cortisol, hormona del estrés, mientras estuviera embarazada, así como fumar durante el embarazo, estaba vinculado con mayor probabilidad de que las hijas y no los hijos fueran dependientes a la nicotina en su etapa de adultez.

Una de las autoras principales del estudio, la doctora Laura Stroud, quien es investigadora de los Centros de medicina Conductual y Preventiva del Hospital Miriam en Providence, Rhode Island, señala que los hallazgos muestran cómo las hijas presentan una vulnerabilidad particular a largo plazo al estrés y tabaquismo de sus madres durante el embarazo.

El motivo de lo anterior aún se desconoce, pero quizás esté relacionado con la regulación de la hormona del estrés en la placenta y la adaptación a las exposiciones en el ambiente prenatal. Además, el cortisol y la nicotina tienen un efecto en los cerebros masculinos y femeninos en desarrollo de manera diferente.

Stroud considera que es posible que las hijas tengan mayor propensión de transmitir un riesgo similar a sus propias hijas, con lo cual se crea un ciclo que pasa de una generación a otra.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Biological Psychiatry en su edición de enero.



Un estudio determinó que luego de 50 años de prevención del tabaco a través de diferentes medios de comunicación se ha logrado alargar 8 millones de vidas en Estados Unidos, brindándoles casi 20 años más, sin embargo, una quinta parte de los estadounidenses aún fuman.

En 1964, cuando el Director General de Salud de Estados Unidos presentó un informe con las enfermedades relacionadas con el uso de tabaco, se dio un gran éxito para la salud pública, según afirmaciones de los autores de la presente investigación.

Rafael Meza, coautor del estudio y profesor asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan, considera que los resultados del estudio muestran el poder que tienen las campañas de prevención del tabaco, aunque las muertes potenciales que se han evitado constituyen solo una tercera parte de los 18 millones de estadounidenses que murieron en ese período.

La investigación reflejó que en 1964, casi el 60 por ciento de los hombres y más de la tercera parte de las mujeres eran fumadores, hoy día, menos del 20 por ciento de las personas adultas fuman.

A partir del estudio de 1964, el consumo de tabaco decayó debido a las restricciones de los anuncios publicitarios de tabaco, las limitaciones de lugares donde se podía fumar y la concientización sobre los riesgos que conlleva fumar, además del encarecimiento de los paquetes de cigarrillo por el aumento de los impuestos al tabaco.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Journal of the American Medical Association en su edición del 8 de enero.



Un estudio reciente encontró que luego de que a los hombres se les diagnostique cáncer, si continúan con su hábito de fumar, pueden tener mayor riesgo de morir que aquellos que dejaron de hacerlo, por lo que es imprescindible instar a los supervivientes de cáncer abandonar el hábito.

Para la investigación se usaron los datos de un estudio previo realizado en China de hombres con edades comprendidas entre los 45 a 64 años, el cual se realizó desde 1986 hasta 1989. 1.600 hombres que participaron del estudio, contrajeron cáncer para 2010, 747 eran fumadores al momento de ser diagnosticados, 545 dejaron de fumar antes de ser diagnosticados y 340 no fumaban.

De los fumadores, 214 abandonaron el hábito luego del diagnóstico, 336 continuaron con el hábito ocasionalmente y 197 siguieron fumando regularmente. Los hombres que fumaron luego del diagnóstico tuvieron riesgo de morir debido a cualquier causa en un 59 por ciento más que aquellos que no fumaron luego de ser diagnosticados.

Los hombres que continuaron fumando luego del diagnóstico, tuvieron un aumento del 76 por ciento del riesgo de morir por todas las causas, en comparación con aquellos fumadores que dejaron el hábito luego del diagnóstico. El tipo de cáncer varió el riesgo de muerte en los hombres que continuaron fumando así: cáncer de vejiga 2,95 veces, cáncer de pulmón 2,36 veces y cáncer colorrectal 2,31 veces.

De acuerdo con los hallazgos de la investigación, es importante dejar de fumar luego de un diagnóstico de cáncer y nunca es demasiado tarde para hacerlo, consiguiéndose beneficios a nivel de salud luego de dejar de fumar.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Cancer Epidemiology Biomarkers & Prevention, en su edición del 6 de diciembre.



Un estudio reciente de Australia mostró que el hecho de que la madre sea fumadora y que el bebé nazca antes de tiempo, aumenta el riesgo de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en los niños.

La coautora del estudio, la doctora Carol Bower, investigadora principal del Centro de Investigación en Salud Infantil de la Universidad de Australia Occidental, dice que dentro del grupo de madres con hijos que presentan TDAH, se tienen como características que son más jóvenes, solteras, fumadoras durante el embarazo y presentaron complicaciones en su embarazo y parto, por lo que dieron a luz un poco antes, sin importar si el hijo fuera niño o niña.

Se encontró también que el consumo de hormona oxitocina para agilizar el parto, hacía que las niñas fueran menos propensas a sufrir de TDAH.

En la actualidad se desconocen las causas del TDAH, aunque hay evidencia que muestra que la parte genética tiene un rol importante en el desarrollo de la misma, según comentó la doctora Tanya Froehlich, profesora asociada del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati. También indicó que se ha encontrado asociación en el uso de alcohol y tabaco durante el embarazo, las complicaciones presentadas en embarazo y parto y la prematuridad del mismo.

Dentro de los síntomas del TDAH se encuentra la facilidad de distracción, la falta de atención y la falta de concentración.

Para la investigación, se examinaron los expedientes médicos de casi 13.000 niños y adultos jóvenes que nacieron en Australia Occidental y estaban recetados entre 2003 y 2007 con medicamentos estimulantes para tratar el TDAH como el Adderall y Ritalin. La comparación se realizó con más de 30.000 niños para identificar si había alguna diferencia ambiental.

La autora principal del estudio, Desiree Silva, profesora de medicina pediátrica en la Universidad de Australia Occidental, afirmó que el estar expuesto el feto de manera crónica al tabaco durante el embarazo, haría que se produjera desequilibrio en las sustancias químicas dando como resultado TDAH.

Froehlich, por su parte, afirma que las personas que padecen TDAH son más propensas a fumar y pueden pasar sus genes asociados con TDAH a sus hijos. Otro punto a tener en cuenta son las infecciones del tracto urinario, que podrían contribuir a una inflamación que afecte el desarrollo del cerebro del feto; de igual manera el estrés durante el embarazo, por ser madre soltera o demasiado joven, puede afectar en dicho sentido.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Pediatrics, en su edición en línea del 2 de diciembre.



Un estudio canadiense determinó que el ejercicio ayuda a las mujeres embarazadas a dejar de fumar, por ejemplo, una caminata enérgica de 15 a 20 minutos ayuda de manera pasajera a prevenir los síntomas de abstinencia.

El autor del estudio, Harry Prapavessis, director del Laboratorio de Psicología del Ejercicio y la Salud de la Universidad Western, Ontario, dice que esta es la primera vez en que se han podido obtener resultados al contar con fumadoras embarazadas.

Para la investigación se contó con 30 mujeres de Canadá e Inglaterra, en el segundo trimestre de embarazo, todas fumadoras de más de cinco cigarrillos diarios y que no hacen ejercicio regularmente, con edad promedio de 25 años.

Se organizaron dos grupos, el primero caminaba en una cinta durante 20 minutos, el segundo veía un vídeo relacionado con jardinería en el hogar. Cada una llevaba sin fumar entre 15 y 19 horas antes de asistir a la prueba en el laboratorio.

Como resultado, se encontró que las mujeres que realizaron caminata redujeron su deseo de fumar en un 30 por ciento, aunque los síntomas de abstinencia aparecieron pasados 30 minutos del ejercicio, tiempo en el cual sólo el 17 por ciento sintieron reducción de los síntomas.

Con ayuda del ejercicio se puedo controlar entre los síntomas de abstinencia la tensión, el nerviosismo y la irritabilidad.

Prapavessis dijo que sería bueno repetir el estudio pero contando con mujeres fumadoras embarazadas más jóvenes y también mayores de 25 años. Otra característica a cambiar sería realizar las caminatas en ambientes naturales, fuera del hogar, para determinar qué efecto produce en sus síntomas de abstinencia.



Un estudio reciente encontró que dejar de fumar puede favorecer notablemente el corazón de los adultos mayores, más pronto de lo que podría pensarse, reduciéndose las tasas de muerte por causas que tienen relación con el corazón en un plazo de ocho años, especialmente si son fumadores leves o moderados.

El investigador principal del estudio, Ali Ahmed, profesor de enfermedades cardiovasculares de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama, en Birmingham, dice que en estudios anteriores se encontró que la reducción de tener un ataque cardiaco, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular, luego de que los fumadores habían abandonado el tabaco, tarda en aparecer 15 años después.

Pero luego de haber examinado a 853 fumadores con edad superior a los 65 años, se encontró que quienes tenían antecedentes de tabaquismo leve a moderado, reducían el riesgo a ocho años o menos. El hecho de fumar menos hace que dichos fumadores puedan igualarse a aquellas personas que nunca habían fumado en la mitad del tiempo.

La investigación se basó en el análisis de trece años de información médica que había sido recaudada por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos, comparando 853 personas que dejaron el hábito de fumar hacía 15 años o menos, donde la mitad de ellos dejó de fumar ocho años antes o menos, con 2.500 personas que nunca fumaron.

Los fumadores leves fueron considerados como aquellos que fumaron menos de 32 paquetes al año, equivalente a 3,2 paquetes al día durante 10 años o a menos de un paquete al día durante 30 años, encontrándose que el 37 por ciento de los ex fumadores correspondían a estas características.

Las probabilidades de morir a causa de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular fueron del 14 por ciento en fumadores leves y moderados, 22 por ciento en los fumadores empedernidos y 17 por ciento en personas que nunca fumaron.

Pese a lo anterior, tanto fumadores leves como empedernidos, siguieron teniendo mayor riesgo de muerte con enfermedades como enfisema o cáncer, según indicó Ahmed, con probabilidades del 29 por ciento en fumadores leves, contra el 33 por ciento en fumadores empedernidos y el 22 por ciento en no fumadores.

Sigue siendo primordial dejar de fumar, mientras más pronto mejor, no importa que la persona sea adulto mayor, ya que los beneficios obtenidos a posteriori a nivel de salud son importantes, sin importar que hayan fumado durante demasiado tiempo o que piensen que es demasiado tarde para dejar el hábito.



Un informe muestra que cada vez más adolescentes en Estados Unidos prueban narguiles y cigarrillos electrónicos, por lo que el consumo de cigarrillos no ha declinado entre los jóvenes de escuela intermedia y secundaria, lo cual preocupa a las autoridades sanitarias del país.

Aunque entre 2011 y 2012 el uso de dichos dispositivos se duplicó, no se ha observado una disminución del consumo de cigarrillos, según informan los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Brian King, asesor científico principal en la oficina de tabaquismo y salud de los CDC, dice que estos productos son mercadeados en formas innovadoras en los diferentes medios de comunicación, como la televisión e Internet, por lo cual no debería sorprender su popularidad entre los jóvenes. Adicionalmente, los narguiles y cigarrillos electrónicos traen sabores que resultan atractivos a los niños y suelen ser usados en grupo, por lo que proveen una experiencia social y aumentan su gusto entre los jóvenes.

Stanton Glantz, director del Centro de Investigación y Educación sobre el Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, dice que entre los adolescentes hay la creencia de que los cigarrillos electrónicos son más seguros que los cigarrillos, pero la nicotina que contienen es adictiva y afecta directamente los cerebros que aún se están desarrollando en los adolescentes.

King dice que es necesario controlar estos productos de tabaco y evitar que los adolescentes incurran en su uso, pues de hacerlo se convertirán en los adictos al tabaco del mañana.

El uso de narguiles en estudiantes de secundaria paso del 4,1 al 5,4 por ciento. En el caso de los cigarrillos electrónicos, entre los estudiantes de escuela intermedia pasó del 0,6 al 1,1 por ciento; en estudiantes de secundaria pasó del 1,5 al 2,8 por ciento.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, no reglamenta en la actualidad los narguiles, cigarrillos electrónicos y otros productos nuevos basados en tabaco. Se pretende clasificar estos productos como productos de tabaco y de esta manera colocarlos bajo el control de la agencia.

El informe toma los datos arrojados por la Encuesta Nacional de tabaco y jóvenes de 2012, y aparece en la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report, en su edición del 15 de noviembre.

Ultimas busquedas

narguile .

12345...



Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :