Una encuesta reciente en Estados Unidos encontró respaldo a la prohibición a los niños para que usen cigarrillos electrónicos. El 86 por ciento de los encuestados piensa que los dispositivos de administración de nicotina no deben ser vendidos a menores de edad. El 44 por ciento están preocupados porque el uso de cigarrillos electrónicos en niños los incentive a comenzar a fumar. El 48 por ciento está preocupado de que sus hijos prueben cigarrillos electrónicos.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos con pilas, con apariencia similar a los cigarrillos pero con la diferencia de que no queman tabaco. En su interior tienen cartuchos con un líquido que contiene nicotina, los cuales pueden ser reemplazables. La nicotina se inhala como vapor y va acompañada con sabor a chocolate, dulces, fruta o tabaco.

El 86 por ciento de los encuestados admitió haber oído hablar acerca de los cigarrillos electrónicos y el 13 por ciento lo había probado. El 65 por ciento piensa que los cigarrillos electrónicos deben de tener etiquetas de advertencia sobre los efectos en la salud. El 88 por ciento dijeron que se debe prohibir a los menores de edad que compren cigarrillos electrónicos. El 71 por ciento respaldan la restricción de mercadeo a través de las redes sociales.

En la actualidad los cigarrillos electrónicos no están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), pero en 26 estados está prohibida la venta a menores de edad.

Para la encuesta desarrollada por el Hospital Pediátrico Mott de la Universidad de Michigan y dirigida por el doctor Matthew Davis, se tuvo en cuenta la opinión de 2.100 adultos mayores de 18 años a nivel nacional.



Conducir coche cuando se ha bebido alcohol puede ser letal, por ello las agencias de gobierno tratan de contrarrestar esta conducta mediante leyes para bloquear el encendido del coche y detección en carretera de conductores ebrios con ayuda de nuevas tecnologías para encontrar alcohol en sangre.

Aunque se ha avanzado mucho con las leyes implementadas para cambiar en las personas la actitud de beber y conducir al mismo tiempo, aún hace falta mucho por resolver del todo el problema, según comenta en un comunicado de prensa la Asociación de Seguridad Vial de los Gobernadores (Governors Highway Safety Association, GHSA) de Estados Unidos.

La GHSA en colaboración con la policía vial hacen campañas que exhorten a los conductores a conducir ebrios y de esta manera que se eviten un arresto. También se ha implementado el uso de sensores dentro del coche, que miden los niveles de alcohol en sangre mediante el aliento o el tacto, para determinar si el conductor está incapacitado para conducir, aunque esta tecnología aún está en fase de desarrollo.



Un estudio reciente mostró a través de imágenes de escáner cerebral que el estereotipo del ‘marihuanero’ puede ser real, ya que los adolescentes que fumaban o habían fumado cannabis de manera empedernida tenían estructuras cerebrales encogidas, las cuales están relacionadas con la memoria.

La investigación, por parte de científicos de la Universidad de Northwestern, contó con la participación de adolescentes que fueron consumidores diarios en el pasado o en el presente de marihuana, encontrando que debido a su tamaño disminuido en el área cerebral relacionada con la memoria a corto plazo tenían mal rendimiento en las tareas que abarcan memorización, comparados con los participantes sanos.

El encogimiento de estas áreas cerebrales se mostró más evidenciado en aquellos individuos que comenzaron a consumir marihuana a una edad más temprana, de manera que se presupone que las personas jóvenes pueden ser más susceptibles a perder la memoria por la relación con la droga.

Dado que entre los participantes había quienes no consumían la sustancia desde hacía un par de años, en los cuales se encontró problemas de memoria, se puede pensar que los efectos negativos en la memoria pueden persistir aún si la persona abandona el hábito.

Para la investigación se contó con casi cien participantes, que se dividieron en cuatro grupo: personas sanas que nunca han consumido marihuana, personas sanas ex fumadores empedernidos de la sustancia, personas con esquizofrenia que nunca han consumido la sustancia y esquizofrénicos ex fumadores empedernidos de la sustancia.

Se practicaron pruebas de escaneo cerebral IRM para estudiar la estructura del cerebro de cada uno de los participantes. Los participantes consumidores de marihuana, sin importar si eran sanos o esquizofrénicos, tuvieron encogimiento de regiones cerebrales asociadas con la memoria. Los resultados de los participantes no consumidores de la sustancia, sin importar si eran sanos o esquizofrénicos, era muy superior en las pruebas en comparación con los consumidores.

El equipo de investigación estuvo dirigido por Matthew Smith, profesor asistente de investigación en psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago. Los resultados del estudio aparecen en la revista Schizophrenia Bulletin en su edición del 16 de diciembre.



Un estudio reciente sugiere que las habilidades de los niños pueden verse afectadas si sus madres consumieron licor durante el embarazo.

El efecto del alcohol en los individuos que han sido expuestos en su etapa fetal a través de sus madres bebedoras tienen efectos importantes a nivel de conducta y de emociones, aunque no necesariamente se vea afectado su nivel de inteligencia.

Según los investigadores, Mary O’Connor y Justin Quattlebaum de la Universidad de California, en Los Ángeles, los resultados obtenidos apuntan a que debe detectarse de manera urgente y brindarse tratamiento temprano a los niños que han sido expuestos en el útero al alcohol, para tratar sus posibles problemas sociales.

El intervenir a estos niños con el tratamiento adecuado es beneficioso teniendo en cuenta que los cerebros de los niños por estar en desarrollo tienen mayor capacidad de moldearse, cambiando y adaptando durante el aprendizaje.

Para la investigación participaron 125 niños con edades entre los 6 y los 12 años. De los participantes, 97 cumplían con los criterios de trastorno del espectro alcohólico fetal, luego de haberse evaluado su desarrollo conductual, emocional y social.

Se encontró que aquellos niños que fueron expuestos en su etapa fetal al alcohol presentaban más problemas sociales y puntajes bajos en pruebas como conectar experiencias pasadas con acciones presentes o comprender el por qué las personas hacen las cosas que hacen. Las pruebas de habilidades de atención, memoria, organización y de planificación en el trabajo tuvieron también peores puntajes.

Los padres de los participantes con exposición fetal al alcohol admitieron que sus hijos tenían mayor falta de atención, conducta compulsiva e hiperactividad, tendiendo a la depresión.

Los resultados de la investigación aparecen en la revista Child Neuropsychology, en su edición en línea e impresa.



Las personas que no pueden vivir sin su teléfono móvil, que tienen miedo a dejar el móvil en la casa, llamados también nomofóbicos, aparte de estar sufriendo una adicción pueden estar reflejando un grave problema psicológico.

El término nomofobia significa “no-mobile-phone phobia” fobia a quedarse sin teléfono móvil, dependencia llevada al extremo.

En general, las fobias representan una manifestación de los conflictos internos del individuo, expresados a través de alguna angustia o miedo.

En la actualidad, los teléfonos móviles aparte de ser usados para hacer y recibir llamadas, sirven para navegar por Internet, conectarse a las redes sociales, consultar el correo electrónico y un sinnúmero de funciones más por lo que en las personas se hace imprescindible su uso.

Para saber si se está padeciendo de nomofobia es necesario reconocer los siguientes síntomas ante la privación del teléfono móvil: dolor de cabeza, dolor de estómago, pensamientos obsesivos, sensación de ansiedad y taquicardias.

Quienes sufren de nomofobia están presentando una dependencia absoluta en los demás, ya que mediante el teléfono móvil pueden estar conectados con su entorno, pero más allá muestra un claro problema de autoestima y de relación, ahondando en la inseguridad personal.

También en estos casos de fobia, se presenta una clara idea de ser perfecto en el individuo, el cual pretende satisfacer plenamente al otro contestando sus llamadas o mensajes y apareciendo una marcada angustia de no poder hacerlo al no tener consigo su móvil, por lo cual el individuo se siente solo y siente miedo de decepcionar a los demás.

La esclavitud absoluta al móvil se presenta cuando se tiene imposibilidad de apagar el teléfono en las noches, por lo que el sueño se ve interrumpido y puede aparecer el insomnio.

También puede detectarse que el nomofóbico luego de haber pasado algún rato sin utilizar el teléfono, en la primera oportunidad que tienen para volver a usarlo consultan los últimos movimientos en cuanto a llamadas y mensajes.

Una persona que sienta que depende de su teléfono móvil, debe ponerse en manos de un especialista, el cual le ayudará a manejar sus problemas de seguridad personal y autoestima, además de librarse de las presiones que pueda tener en su vida y que lo estén forzando a abusar de su teléfono móvil.

La nomofobia suele presentarse más que todo en los adolescentes, quienes son quienes más falta de seguridad y baja autoestima pueden tener, al estar formándose su personalidad, buscando ser aceptados dentro del grupo y aparte, son quienes mejor saben usar las nuevas tecnologías.

En cuanto al género, se detecta en mayor cantidad en las mujeres, ya que por su estructura cerebral tienen mayor facilidad para comunicarse y tienen mayor necesidad de afecto que los varones.

El problema de mantener comunicaciones a través de teléfonos inteligentes es que facilitan la comunicación, pero dificultan la interrelación cara a cara, lo cual lleva a que el individuo se sienta más seguro al estar tras un teclado que les ayuda a expresar más cosas de las que serían capaces de hacerlo en persona.

Para no incurrir en la nomofobia se aconseja hacer un uso racional del teléfono, apagarlo en las comidas o reuniones con amigos y familia, dar prioridad al mundo real por encima del virtual y en caso de sentir ansiedad al no tener consigo el teléfono, nunca está de más consultar un especialista.



La oniomanía es el placer de realizar compras y el 4 por ciento de la población mundial la padece. Las compras en exceso constituyen un trastorno psicológico que puede tener consecuencias graves a nivel de salud emocional y a la economía del individuo.

La presencia de la oniomanía se debe a otro tipo de problemas, como una depresión constante, ansiedad, tener deficiencia en la autoestima o padecer trastorno bipolar, que al presentarse como pensamientos molestos para la persona, encuentran un alivio comprando desenfrenadamente, sintiendo de esta manera un placer inmediato.

La persona que se dedica a comprar compulsivamente no se da cuenta que tiene un problema, sólo ven su actividad como un pasatiempo, pero el hecho de acumular objetos, adquirir artículos innecesarios que incluso son arrojados a la basura o destruidos, los lleva a sentir una posterior sensación de culpa.

Para abordar el problema es necesario que el individuo acepte que padece una obsesión y a partir de allí, entender los motivos por los cuales se hacen compras excesivas. Es necesario encontrar la base del problema y hacer un seguimiento al paciente para determinar si se están padeciendo de otro tipo de problemas mentales, como robar o vender sus propias pertenencias para adquirir dinero y con este hacer más compras.

Este padecimiento no se presenta sólo en mujeres, como es común creer, pues los hombres también pueden sufrir de oniomanía; mientras las mujeres se obsesionan con ropa y joyas, los hombres pueden enfocar su atención en la tecnología.

Según el departamento de psiquiatría del Hospital de Bellvitge en España y el Instituto de Psiquiatría de Londres, un 4 por ciento de la población mundial puede estar padeciendo obsesión a las compras, como se publicó en la revista American Journal of Psychiatry.

Para poder comprar, sin excederse, es necesario seguir los siguientes consejos:
1. Tener un presupuesto. Teniendo un presupuesto se sabe cuánto dinero se puede usar para realizar compras y de esta manera evitar comprar cosas que no están contempladas dentro del presupuesto.

2. Tener una lista con prioridades. Para hacer la lista de compras, es necesario incluir primero aquellas cosas más urgentes, que son las que hacen falta o necesitan ser cambiadas. Los antojos pueden dejarse en último lugar.

3. Evitar comprar lo primero que se ve. Cuando de ropa se trata, es mejor ver qué prendas son las más convenientes y las más cómodas. Hay que evitar hacer cambios de mercancía en el almacén. Por lo general, los productos en oferta no son susceptibles a ser cambiados.

4. Mantener el control frente a las ofertas. Las ofertas son toda una tentación, pero hay que evitar comprar cosas inútiles sólo porque son económicas.

5. Evitar usar tarjetas de crédito. Lo mejor es comprar con dinero de la cartera solamente, el usar tarjetas de crédito hará que se compre en exceso y el dolor de cabeza vendrá en los extractos del banco.

6. Evitar pasar más tiempo del debido en la tienda. El recorrer el centro comercial puede hacer que compre cosas que se quiera conseguir más artículos a medida que se estén viendo. Incluso aunque no puedan pagarse.



Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, considera que una persona adulta puede ser adicta a Internet y a las redes sociales si invierte 3 horas diarias para estar conectado a ellas. En el caso de los adolescentes, el tiempo necesario va a 2 horas, especialmente si las horas de sueño al día son menos de 5 y prioriza su hábito en la red a socializar cara a cara con sus amigos.

Aunque cualquier individuo puede caer en cualquier tipo de adicción, los adolescentes son los más predispuestos a ser adictos a internet y las redes sociales, lo cual es peligroso ya que no tienen mayor conciencia en los peligros de estar contactando con personas que no conocen, pero su necesidad de relacionarse con los demás, la búsqueda de un lugar dentro de la sociedad y la elevada impulsividad que los caracteriza, hace que no evalúen los peligros.

Las personas que dejan de tener contacto con Internet y las redes sociales durante algún tiempo, pueden presentar síntomas de abstinencia, como se mostró en un estudio llevado a cabo por la Universidad de Maryland (Estados Unidos) en 2011, donde se solicitó a mil estudiantes universitarios de 37 países a dejar de tener contacto con la red durante 24 horas. El 20 por ciento de ellos refirió síntomas de ansiedad, compulsividad, sensación de vacío, debido a la abstinencia.

La Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10) de la Organización Mundial de la Salud, en su décima edición, señala que la dependencia de una sustancia es un conjunto de fenómenos de la conducta, del conocimiento y del organismo que aparecen luego del consumo repetido de una sustancia, incluyendo deseo intenso de consumir dicha sustancia, dificultad para controlar su consumo, persistencia de consumo sin importar las consecuencias perjudiciales, priorizando el consumo ante actividades y obligaciones, aumentando la tolerancia a la sustancia y abstinencia al interrumpir el consumo.

Las manifestaciones de dependencia abarcan: deseo intenso de consumir la sustancia; disminución de la capacidad de controlar el consumo ya sea para iniciar o terminarlo o controlar la cantidad consumida; síntomas somáticos al estar en abstinencia; presencia de tolerancia, aumentando progresivamente la dosis de exposición para obtener los mismos efectos que se tenían en dosis bajas; abandono de otras fuentes de placer o diversión a causa de la sustancia y aumento del tiempo necesario para ingerirla o recuperarse de sus efectos; persistencia del consumo pese a las consecuencias perjudiciales.

Si en un mes se presentan tres o más manifestaciones entre las descritas anteriormente, el individuo está en presencia de un caso de dependencia. Si en vez de una sustancia, cambiamos el término por Internet o redes sociales, es sorprendente cómo corresponde el marco de dependencia y puede calificarse que las nuevas tecnologías son adictivas.



Una revisión de estudios muestra que las intervenciones cortas de atención primaria son efectivas para reducir el consumo de alcohol, identificando de manera temprana los problemas de consumo de alcohol.

La autora principal del estudio, Eileen Kaner, directora del Instituto de Salud y Sociedad de la Universidad de Newcastle, Newcastle upon Tyne, Reino Unido, dijo que los consejos breves emitidos por el cuerpo médico a sus pacientes para disminuir el consumo en exceso de alcohol y de esta manera minimizar los problemas en el futuro, son efectivos.

Para la investigación, el equipo de Kaner realizó 24 revisiones a 56 ensayos clínicos controlados que fueron publicados en 80 artículos, en los cuales se pretendía ver la utilidad de una intervención corta en consultorios de atención primaria, enfocada en los hábitos de consumo de alcohol.

Los autores encontraron que la intervención fue útil para controlar el consumo de alcohol de manera peligrosa y dañina en la atención primaria, especialmente en pacientes varones de edad mediana. Dichas intervenciones tenían una duración entre 5 y 25 minutos, en las que se hace énfasis en tomar conciencia de los efectos negativos del consumo de alcohol y cambiar la conducta a una más positiva.

Inclusive, una intervención de tan sólo cinco minutos puede resultar efectiva, basada en la estructura FRAME (sigla inglesa que aglomera retroalimentación, responsabilidad, consejo, menú, empatía y autoeficiencia). Tan sólo preguntar al paciente “¿Cuánto bebe?”, es suficiente para generar un cambio conductual positivo.

Se identificó que es necesario tener mayor conocimiento sobre cómo encaminar la intervención breve hacia los siguientes grupos poblacionales: bebedores mayores, embarazadas, jóvenes, minorías étnicas, países en desarrollo y con bajos ingresos.

Es preciso que los doctores examinen el consumo de alcohol en los pacientes, especialmente teniendo en cuenta que el consumo en exceso está ligado al desarrollo de 60 enfermedades, logrando que se vuelva un procedimiento de rutina.

Kaner considera que los pacientes que beben con moderación, tendrían que recibir consejos para que cuiden su salud, y quienes consumen en exceso, deberían ser instados a cambiar su conducta para mejorar su salud.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Alcohol y Alcoholism.



Un estudio reciente encontró que fumar marihuana durante el embarazo aumenta el riesgo en tres veces de tener un parto con el feto muerto (mortinato, muerte fetal luego de 20 semanas de embarazo), tanto como si se fuma sola o en combinación con otras sustancias.

Los investigadores analizaron 663 partos de mortinatos ocurridos entre marzo de 2006 y septiembre de 2008, los cuales fueron comparados con 1.900 nacimientos vivos. Dentro de la evaluación se probó la sangre del cordón umbilical y la sangre de las madres para encontrar diferentes variedades de drogas ilegales.

Adicionalmente, se preguntó a las madres sus hábitos de tabaco y drogas, buscando también en sangre indicios del consumo de dichas sustancias.

La investigación liderada por el doctor Michael Varner, director asociado de salud de la mujer, obstetricia y ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, encontró que el 94 por ciento de las madres que tuvieron parto de un mortinato habían usado marihuana además de otras sustancias.

La marihuana fue la sustancia mayormente encontrada en la sangre del cordón umbilical de los bebés que nacieron muertos. También se encontró asociación entre los mortinatos y haber tenido exposición a narcóticos recetados y fumar cigarrillos.

Los resultados del presente estudio son importantes en la medida que se propaga en Estados Unidos la intención de legalizar el consumo de la marihuana. Colorado y Washington votaron por la legalización de la sustancia; California, Connecticut, Maine, Nevada y Oregón se encuentran en proceso de legalización para uso médico; New York y Ohio, están descriminalizando su uso.

Es claro que si una mujer está embarazada y es fumadora, debe dejar el hábito y no consumir marihuana, ni ningún medicamento, incluso los recetados, a menos que sea necesario.

El informe sobre la investigación aparece en la revista Obstetrics & Gynecology.



Un nuevo estudio encontró que los productos diseñados para ayudar a dejar de fumar no causan daño al corazón, sin embargo, es importante que los pacientes que hacen uso de las terapias de reemplazo de nicotina, como chicles, parches de nicotina, medicamentos como Chantix, no sigan fumando en el transcurso de su tratamiento.

Con los resultados obtenidos se da tranquilidad a aquellas personas que sentían preocupación de usar estos productos para dejar de fumar, por miedo que tuviera repercusión en su salud cardíaca, cuando al estar fumando ingieren dosis mayores de nicotina por su hábito de tabaquismo, que cuando usan la terapia de reemplazo de nicotina sin fumar.

La investigación fue dirigida por Edward Mills, profesor asociado de medicina de la Universidad de Stanford y catedrático de investigación de Canadá en la Universidad de Ottawa. Para realizar el estudio se analizaron 63 investigaciones previas, contando con más de 30.500 personas a los cuales se les evaluaron los efectos cardíacos de los parches y chicles de reemplazo de nicotina, así como el atidepresivo buproprion (Wellbutrin) y vareniclina (Chantix).

Según el estudio, se encontró con la terapia de reemplazo de nicotina se aumenta temporalmente las probabilidades de tener frecuencia cardíaca anómala o rápida, pero esto sucede sólo si a la par de consumir la terapia de reemplazo hormonal se continua fumando, causando de esta manera una sobredosis de nicotina.

Mills advierte que los resultados obtenidos se dieron con pacientes que en su mayoría estaban sanos, sin embargo, el padecimiento de diversas enfermedades podría hacer que los resultados fueran diferentes, por lo que es altamente aconsejable que se consulte con el médico cualquier enfermedad que podría ser factor de riesgo al estar combinada con las terapias de reemplazo de nicotina.

No obstante, comentó que la mayoría de los pacientes del análisis estaban relativamente sanos, de modo que los hallazgos podrían no ser válidos para todo el mundo.

Los resultados de la investigación aparecen publicados en la revista Circulation en su edición del 9 de diciembre.



...34567102030...



Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :