Un equipo de investigadores estadounidenses liderado por el doctor Phillip Coffin, del Departamento de Salud Pública de San Francisco, realizó un estudio en donde se determinó que el uso de naloxona para contrarrestar las sobredosis de heroína podría salvar muchas vidas sin incurrir en costos altos.

Según lo hallado, se puede evitar una muerte por cada 164 kits de naloxona inyectable que se distribuyen a consumidores asiduos de heroína, que según los cálculos, sólo necesitaría de la inversión de unos pocos cientos de dólares por año de vida saludable ganado.

La naloxona es un fármaco que actúa impidiendo a la heroína que alcance los receptores cerebrales, haciendo que se revierta la sobredosis. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ya aprobó su uso inyectable y está en proyecto la versión inhalable.

El doctor Wilson Compton, coautor de un editorial sobre el presente estudio y perteneciente al Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA), en Bethesda, Maryland, comenta que los efectos secundarios de la naloxona son pocos, aunque una dosis alta podría provocar los síntomas de abstinencia.

Para la investigación se realizó una simulación por computador en la cual se podría predecir qué pasaría al distribuir a consumidores de heroína los kits de naloxona inyectable al 20 por ciento, donde se pudieron cotejar los datos arrojados por muertes y costos incurridos, comparados con los la simulación de consumidores que no tuvieran acceso a los kits.

Bajo el escenario estudiado se encontró que de 200.000 consumidores de heroína, se podría con la ayuda de los kits evitar 6,5 muertes que sucederían sin el acceso al kit.

Adicionalmente, se halló que casi el 2 por ciento de los consumidores abandonarían el consumo de heroína gracias a la entrega del kit. En contraste, hubo un uno por ciento más de sobredosis, ya que aquellos individuos de alto riesgo por sus hábitos de consumo, vivían más tiempo.

Según las cifras, de 213.000 estadounidenses consumidores de heroína al año, uno de cada 10 muere por sobredosis. El costo de los kits es de 400 dólares por año de vida saludable ganado, comparado con 50.000 dólares por año de vida saludable invertidos en urgencias cuando la persona acude a repetición con sobredosis por heroína.

La investigación, que fue publicada en Annals of Internal Medicine, también mostró datos reales de experiencias con la naloxona en Chicago, Escocia, Nueva York y San Francisco, donde la mortalidad a causa de sobredosis bajó entre el 37 y el 90 por ciento.



Una investigación china encontró que las personas ex fumadoras que van a someterse a una cirugía de bypass, derivación cardiaca, podrían enfrentarse a tener problemas causados por los cambios en las enzimas que se relacionan con el tabaquismo, producidos en la vena de la pierna que se usa para realizar el injerto.

Los investigadores hallaron que con el paso del tiempo, los niveles de enzimas con problemas que se encuentran en la vena safena, ubicada en la pierna, se reducen a la normalidad cuando el fumador abandona el tabaco, pero no sucede de manera inmediata dicha estabilización. La mejora notable se encuentra a partir de los seis meses de haber abandonado el cigarrillo, e incluso puede tardar más de un año.

Para el estudio realizado por el doctor Sun Yongxin y sus colegas del Hospital de Zhongshan de la Universidad de Fudan en Shanghái, se analizaron 208 pacientes sometidos a la cirugía de injerto de derivación de la arteria coronaria (IDAC).

El grupo de pacientes de la investigación fue dividido en seis subgrupos de acuerdo a su estatus actual de acuerdo con su nivel de tabaquismo y el tiempo que ha transcurrido desde que abandonaron el hábito.

Las personas con tabaquismo empedernido tenían un aumento de los niveles de las enzimas de las metaloproteinasas de la matriz en su vena safena, lo cual aumenta el riesgo de hacer que la cirugía de injerto en la arteria coronaria sea un fracaso.

Ante los hallazgos, los autores del estudio recomendaron que quienes tengan que someterse a una cirugía de este tipo deben dejar de fumar lo más pronto posible antes de la intervención y adicionalmente pensar en fuentes alternativas para los injertos.

Este problema es preocupante en China pues es el mayor productor y consumidor de cigarrillos a nivel mundial, teniendo 1.1 mil millones de habitantes fumadores.



Cada año se diagnostican 270.000 personas con cánceres causados por tabaquismos en 8 países de Europa y Escandinavia.

Antonio Agudo, autor principal del estudio e investigador del Instituto Catalán de Oncología, Hospitalet, España, dice que pese a los esfuerzos por reducir el consumo de tabaco en Europa, las cifras muestran que su uso sigue siendo un flagelo y la principal causa del cáncer.

El equipo de Agudo reunió información de más de 440.000 habitantes de Alemania, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Holanda, Italia, Noruega, Reino Unido y Suecia, entre 1992 y 2000.

De los participantes, uno de cada cuatro hombres y una de cada cinco mujeres fumaba. Además, uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres había fumado. Al iniciar el estudio ninguno tenía cáncer. Durante el estudio, se encontró que 14.563 participantes expuestos al humo, desarrollaron algún tupo de cáncer, asociado total o parcialmente al tabaco.

Los fumadores tuvieron una propensión de 2,6 veces más de desarrollar cáncer relacionado con el consumo de tabaco que los no fumadores, este riesgo era de 1,5 veces en los no fumadores.

A 4.500 participantes se les detectó cáncer de recto o colon, a 3.000 cáncer de pulmón y a 1.850 cáncer del tracto urinario inferior. Adicionalmente, asociados al tabaco pueden descubrirse tumores de boca, cuello uterino, estómago, páncreas y riñón, además de una forma de leucemia.



Si se incrementan los impuestos a los cigarrillos en Estados Unidos en 50 centavos, se lograría obtener una cifra de tres millones de no fumadores más y se salvarían 200.000 vidas en 2085, según los cálculos de la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO) del país.

Según la CBO, el incremento en los impuestos a los productos del tabaco animaría a más personas a que abandonen el hábito o que los fumadores potenciales se inclinen más por el tabaquismo.

Estudios anteriores han mostrado la correlación existente entre el precio del tabaco y la propensión a fumar, a mayor costo, menor probabilidad de que las personas se inicien en el hábito.

Al aumentar el impuesto sobre los cigarrillos, el número de fumadores disminuiría y los costos de la atención de salud bajarían entre 2013 y 2021, luego hasta 2085 el gasto federal en salud aumentaría pero por la mayor cantidad de gente que llega a la vejez que requieren mayores gastos en Seguro Social y Medicare. Actualmente, el gobierno estadounidense gasta cerca de un billón de dólares anualmente en atención de salud, según la CBO.

Todos los estados del país tienen su propia política de impuestos sobre los cigarrillos, por lo que al aumentar el impuesto, lo recaudado serviría para financias proyectos variados que pueden ir de la construcción de carreteras hasta la financiación de la educación.



Una nueva revisión de datos sugiere que las mujeres embarazadas que toman determinados antidepresivos comunes estarían poniendo en riesgo la salud de sus bebés, el cual sobrepasa cualquier beneficio que podrían tener al ingerirlos.

Los antidepresivos en cuestión abarcan aquellos que son inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), como Celexa, Paxil, Prozac y Zoloft.

Los riesgos a los que se expone la madre contemplan el aumento de la probabilidad de perder al bebé, nacimientos prematuros, complicaciones como preeclampsia y problemas de neuroconducta como el autismo del bebé en el futuro.

El doctor Adam Urato, autor principal del estudio, señaló que es preocupante que las mujeres embarazadas consuman dichos fármacos. También agregó que no se ha encontrado evidencia de que estos antidepresivos logren aliviar la depresión leve a moderada.

En contraposición con los resultados obtenidos, la doctora Beatriz Currier, profesora asociada de psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, dice que no hay datos concluyentes que indiquen un mayor riesgo de pérdida del bebé al usar antidepresivos, ni que la tasa de preeclampsia o defectos de nacimiento se eleven con su uso.

La investigación mostró que los antidepresivos se recetan con frecuencia a pacientes con edades entre 18 y 44 años, de los cuales el 13 por ciento son mujeres embarazadas.

En 2010, 7.000 bebés fueron concebidos por fertilización in vitro, que de alguna manera pudieron estar estar expuestos a algún antidepresivo.

Las mujeres que son tratadas por problemas de fertilidad consumen en algún momento antidepresivos que podrían ser los responsables de socavar los esfuerzos de estas mujeres por quedar embarazadas; entre las que quedan embarazadas, el fármaco puede aumentar el riesgo de perder al bebé.

Preocupante fue la asociación del Paxil con defectos cardíacos congénitos en bebés de las embarazadas que los consumieron, por ello en 2005, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos pidió al laboratorio Glaxo Smith Kline, fabricante del Paxil, que cambiara la categoría del fármaco de ‘C’ a ‘D’ que indica un riesgo al feto.

Lo mejor para las mujeres embarazadas que enfrentan un padecimiento de depresión es evitar el uso de antidepresivos y optar por otras opciones para manejas su problema como la acupuntura, la nutrición, la psicología y el yoga restaurativo.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 31 de noviembre de la revista Human Reproduction.



Un sondeo realizado a los adolescentes de la ciudad de Cincinnati mostró que el diez por ciento de ellos usan para drogarse medicamentos de venta libre, como el jarabe para la tos, siendo más proclives los chicos que las chicas.

La investigación fue desarrollada por miembros de la Universidad de Cincinnati, que encuestaron a los estudiantes de séptimo a decimosegundo curso en 133 escuelas de la localidad y sus alrededores en 2009 a 2010.

Inicialmente se encontró que el diez por ciento de los estudiantes afirmaron haber abusado de los medicamentos de venta libre como jarabes para la tos y descongestionantes.

Abusar de este tipo de medicación puede ocasionar adicciones físicas y psicológicas, convulsiones e intoxicación accidental.

Otro hallazgo fue que los chicos tenían mayor predisposición de consumir por más tiempo este tipo de medicamentos que las chicas. El abuso, según los adolescentes, se presentaba al ir a una fiesta donde se consumían estos fármacos o por influencia de los amigos que abusan de ellos.

Los jóvenes que tenían menor influencia de incurrir en el abuso eran los que estaban inmersos en actividades comunitarias, deportivas, escolares o de sus iglesias.



Una revisión de evidencias determinó que la exposición al humo de segunda mano durante el embarazo o luego del nacimiento, incrementa en los niños menores de cinco años el riesgo de contraer una infección bacteriana invasiva del tipo de la meningitis, que puede invadir articulaciones, pulmones y sangre.

La tasa de mortalidad por enfermedad meningocócica es casi del 5 por ciento y deja con discapacidad grave a nivel neurológico o conductual a uno de cada seis pacientes.

Investigadores del Reino Unido realizaron la revisión de 18 estudios anteriores donde encontraron que las madres fumadoras durante el embarazo tenían tres veces más probabilidades de desarrollar enfermedad meningocócica invasiva que los niños que nacen en hogares donde no se fuma.

La autora del estudio, la doctora Rachael Murray, del Centro de Estudios sobre el Control del Tabaco del Reino Unido en la Universidad de Nottingham, dice que se estima que al año hay 630 casos adicionales de enfermedad meningocócica invasiva infantil atribuibles al humo de segunda mano.

La investigación que apareció el 10 de diciembre en la revista BMC Public Health, aconseja a padres y familiares no fumar en casa o frente a los niños para evitar problemas de salud a los menores.



Nuevas evidencias mostraron que los adolescentes que fuman cigarrillos de mentol, tienen mayor propensión de convertirse en fumadores en comparación con aquellos que prueban cigarrillos tradicionales. La probabilidad encontrada es del 80 por ciento.

El mentol es usado para dar un sabor refrescante al cigarrillo pero se ha podido determinar que el sabor hace más atractivos los cigarrillos para los nuevos fumadores, promoviendo en ellos la adicción.

El autor principal de la investigación, James Nonnemaker, del instituto de investigación RTI International Research Triangles Park, Carolina del Norte, dice que con este estudio se suma una prueba más para mostrar que los cigarrillos mentolados son un riesgo potencial para que los menores de edad se conviertan en adultos fumadores.

Para la investigación se estudió una encuesta realizada durante tres años a 47.000 alumnos del nivel medio y secundario de estudios en Estados Unidos de los cuales 1.800 comenzaron a fumar en la primera o segunda encuesta y un tercio de ellos se inclinaron por los cigarrillos mentolados. Al pasar el tercer año, la mitad de los que fumaron mentolados dejaron de fumar, un tercio fumaban ocasionalmente y el 15 por ciento era fumador habitual.

Se necesitan más estudios para reforzar aún más la teoría pues la presente investigación sólo incluyó alumnos blancos, pero se sabe que tanto afroamericanos como asiáticos son propensos a fumar la variedad de cigarrillos mentolados.

Como conclusión final, no fumar es la decisión más inteligente que puede tomarse, ya que se evita el cáncer pulmonar y el riesgo de dos a cuatro veces de padecer cardiopatías.



Un informe reciente del gobierno de Estados Unidos mostró que hubo más de 11.400 casos de problemas de salud relacionados con el consumo de marihuana en 2010 por las que hubo ingreso en las salas de emergencias.

La marihuana sintética apareció por primera vez en Estados Unidos en 2008, vendiéndose bajo la figura inofensiva de un incienso de hierbas, según la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca.

Los clientes piden la sustancia bajo los nombres de K2 o Spice, usándola como una alternativa legal a la marihuana real, produciendo efectos similares.

Sin embargo, la realidad es que no es una planta natural sino un brebaje químico sintético, no etiquetado con ingredientes variables, que se rocía en forma de líquido sobre materiales vegetales.

Los autores del presente informe encontraron que en 2011 más del 11 por ciento de los estudiantes e último año de secundaria, admitieron haber consumido marihuana sintética el año anterior.

Dados los riesgos en la salud por el consumo de esta droga, se realizaron restricciones en 38 estados y en verano de 2012, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos prohibió la venta al por mayor de los cannabinoides sintéticos.

El informe tomó en cuenta datos relacionados con visitas a la sala de emergencias de Estados Unidos por abuso o uso inadecuado de drogas en 2010, incluyendo hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 12 y 19 años.

El 78 por ciento de las visitas a salas de emergencias por marihuana sintética fue de varones, comparado con 66 por ciento de visitas por marihuana real. El 59 por ciento de individuos que visitaron emergencias por consumo de marihuana sintética no usaron otra droga a la par; el 36 por ciento la combinaron con otra droga, como marihuana real, alcohol o medicamentos de prescripción médica.

La mayoría de pacientes ingresados a emergencias por uso de marihuana sintética se les dio de alta directamente y menos de una cuarta parte necesitó atención de seguimiento luego de su visita.

El peligro de consumir marihuana sintética radica principalmente en que no se sabe qué tipo de ingredientes se está ingiriendo. Quienes la consumen llegan a emergencias con ansiedad, agitación, hipertensión, náuseas, vómitos y convulsiones, lo cual demuestra que no es una droga segura.



Una investigación reciente sugiere que los adolescentes de Estados Unidos tienen menor propensión a comprar cigarrillos si éstos no se encuentran a la vista en las tiendas y supermercados.

Para el estudio se realizó el rastreo de las compras en varios supermercados virtuales con diferentes tipos de escenarios para vender cigarrillos de un grupo de adolescentes. Algunas de las tiendas tenían a la vista los productos de tabaco, mientras que otras estaban ocultos de manera estratégica detrás de una vitrina. Adicionalmente, la publicidad de cigarrillos podría estar de manera prominente, oculta o suprimida.

La autora del estudio, Annice Kim, analista de investigación de salud pública del programa de investigación en políticas de salud pública de RTI International en Durham, Carolina del Norte, dice que los escaparates de cigarrillos y anuncios publicitarios de los mismos que sean comunes en las tiendas pueden dar a los niños la falsa impresión de que fumar es una conducta común. También influencian a los adultos a comprar tabaco aunque no hayan planificado hacerlo, con lo cual los esfuerzos de los fumadores por abandonar el hábito sean más difíciles.

Con la aprobación de la Ley de Control del Tabaco en 2009 en Estados Unidos, cada estado y gobierno local tiene la capacidad de restringir la venta y publicidad del tabaco de acuerdo con las necesidades presentes. Kim dice que prohibir que los cigarrillos sean colocados de manera visible en los supermercados y tiendas puede ser una opción para que los estados enfrenten el tema.

La investigación, que se centró en más de 1.200 adolescentes fumadores y no fumadores con edades comprendidas entre los 13 a los 17 años, mostró que los niños que compraron en las tiendas virtuales donde los cigarrillos estaban ocultos, eran menos propensos a comprarlos que aquellos niños que compraban en la versión donde los cigarrillos estaban a la vista.

Los participantes se enfrentaban en la investigación a una presentación aleatoria de seis posibles de tiendas virtuales, que tenían diferentes combinaciones de escenarios de cigarrillos que podrían estar abiertas a la vista u ocultos; al igual manera con los anuncios, que podrían estar presentes, ocultos o eliminados. La indicación era que el adolescente podría comprar libremente una bebida, un refrigerio y dos artículos adicionales antes de ir a la caja.

La supresión de todos los anuncios de cigarrillos tuvo un impacto mínimo sobre los hábitos de compra de los participantes. Pero la presencia abierta u oculta de los estantes de cigarrillos tuvo como resultado un 32 por ciento de compras de tabaco cuando estaban ocultos frente a un 85 por ciento cuando los cigarrillos se mostraban abiertamente.

Teniendo en cuenta lo anterior, Kim apunta que obligar a los vendedores minoristas a que oculten los productos provenientes de tabaco en vitrinas cerradas, podría afectar positivamente la salud pública al disuadir a los menores de edad a comprar cigarrillos.






Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :