Un experto ha hecho la advertencia que las borracheras de los estudiantes universitarios en las vacaciones de primavera pueden ser bastante peligrosas, por las lesiones que se presentan anualmente por beber en exceso, las cuales podrían desembocar en la muerte.

Los atracones de bebida (ingerir más de cinco bebidas en la misma ocasión) presentan un grave problema de salud que puede ser riesgoso por la presencia de lesiones e incluso la muerte.

Según el doctor Eric Collins, psiquiatra de la adicción del Hospital de Silver Hill en New Canaan, Connecticut, la mitad de los jóvenes universitarios se dan atracones de bebidas alcohólicas, lo cual puede ser extremo en las vacaciones de primavera.

Estudios previos han determinado que el estudiante universitario de sexo masculino bebe en promedio 18 copas al día en vacaciones de primavera y las estudiantes de sexo femenino hasta 10 copas al día.

Anualmente se presentan 600.000 lesiones por accidentes relacionados con alcohol en estudiantes universitarios de Estados Unidos, con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años; más de 1.800 estudiantes mueren a causa de la gravedad de las lesiones recibidas, según informa el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo del país.

Otro tipo de problemas resultantes anualmente de los atracones de bebida son asaltos por estudiantes que han bebido en 700.000 estudiantes y 100.000 estudiantes resultaron víctimas de violación sexual de pareja.

Para las vacaciones de primavera se recomienda mantenerse hidratados, no aceptar tragos de personas desconocidas, no dejar sin vigilancia las copas, no beber si se va a conducir y llamar al teléfono de emergencias en caso de sospecha de intoxicación por alcohol.



Una nueva investigación suiza muestra que los jóvenes que se dan atracones de bebidas alcohólicas o que fuman marihuana podrían no necesitar asesoría médica especial pues los resultados obtenidos con médicos, sin una capacitación previa, son iguales de buenos.

Para el estudio se contó con 33 médicos de familia y pediatras de Suiza, capacitados para trabajar con jóvenes y las problemáticas de abuso de alcohol y sustancias, al igual que con 600 pacientes con edades comprendidas entre los 15 y 24 años. Entre los pacientes participantes, la mitad afirmó haberse dado atracones de bebida (más 5 bebidas en la misma ocasión) o haber consumido marihuana.

El grupo de médicos fue dividido en dos grupos, el primero realizó la atención médica habitual y el segundo hizo una capacitación de consejería que ya había mostrado ser efectiva con jóvenes.

Luego de que los pacientes estuvieran viendo a los médicos, reportaron que el uso excesivo de sustancias se redujo en un 28 por ciento, sin importar a qué grupo de asesoría asistieron.

Los investigadores liderados por el doctor Dagmar Haller, de la Universidad de Ginebra y el Hospital de la Universidad de Ginebra y la Universidad de Melbourne en Australia, afirmó que los médicos que habían recibido para hacer intervenciones por uso de sustancias no redujeron el uso de las mismas a los 3, 6 y 12 meses de seguimiento. Al parecer, la capacitación que recibieron para realizar la intervención breve sólo les brindó mayores habilidades para comunicarse con los jóvenes.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista CMAJ (Canadian Medical Association Journal), en su edición del 6 de marzo.



Un estudio relaciona el aumento del consumo de cigarrillos electrónicos con que los adolescentes estén fumando más, siendo estos dispositivos el paso previo para el consumo de tabaco de manera formal.

La coautora del estudio, Lauren Dutra, becaria posdoctoral del Centro de Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirma que con este estudio se rebate la idea de que los cigarrillos electrónicos sean efectivos para ayudar a dejar de fumar.

Para la investigación se realizó un análisis de los hábitos de 38.000 estudiantes de escuela intermedia y secundaria en cuanto al tabaquismo, para lo cual se usaron los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Tabaco y Jóvenes de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, realizada entre 2011 y 2012.

Se encontró que se duplicó entre 2011 y 2012 la cifra de adolescentes que había probado alguna vez cigarrillos electrónicos. En 2011 el 3,1 por ciento de los adolescentes admitió su uso al menos una vez y el 1,7 por ciento de ellos fumaros también cigarrillos corrientes. Para 2012, se encontró que aumentaron hasta 6,5 por ciento los adolescentes que probaron cigarrillos electrónicos (2,6 por ciento de ellos fumaban también cigarrillos corrientes y el 4,1 por ciento usaba exclusivamente cigarrillos electrónicos) y el 2 por ciento eran usuarios en la actualidad de los dispositivos electrónicos (entre estos, la mitad consumían cigarrillos corrientes y la mitad sólo usaban el dispositivo).

Dutra considera que los cigarrillos electrónicos son una droga de entrada, pero ella misma dice que es su opinión, sin embargo son necesarios más datos para mostrar que dichos dispositivos hagan que los adolescentes fumen. Es preocupante, según ella, la forma como los fabricantes presentan los dispositivos con sabores atrayentes como chicle además de asociarlos a imágenes sugerentes de chicas en biquini.

Dutra agrega que los cigarrillos electrónicos en su mayoría sí tienen tabaco y que ante la popularidad que están teniendo entre los adolescentes, es momento de preocuparse y limitar el acceso a estos productos, regulando la publicidad y fabricación de los mismos.



Un nuevo estudio encontró que los individuos que se encuentran expuestos al humo de segunda mano durante la infancia, padecen engrosamiento irreversible de las arterias, con lo cual se aumenta el riesgo de padecer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular (ACV) más adelante.

Para la investigación se hizo la observación de más de 3.700 adultos de Finlandia y Australia, encontrándose que quienes estuvieron más expuestos al humo de segunda mano en la niñez, viviendo en hogares donde ambos padres fumaban, tenían las paredes arteriales más gruesas, en un promedio de 0,015 milímetros más que aquellos individuos con padres no fumadores.

Lo anterior, significa que si una persona ha sido expuesta al humo de segunda mano en su niñez, ha de tener 3,3 años más de edad en sus vasos sanguíneos cuando es adulta.

Los resultados arrojaros por la investigación refuerzan la idea de ser inflexibles en cuanto a los hogares libre de humo para evitar provocar daños irreversibles en la salud de quienes están expuestos al humo de segunda mano, según opina la autora del estudio, Seana Gall, becaria de investigación en epidemiología cardiovascular del Instituto de Investigación Menzies de Tasmania y en la Universidad de Tasmania.

De los hallazgos se desprende también que aquellas personas de padres fumadores tenían mayores probabilidades de ser adultos fumadores o tener sobrepeso, en comparación con aquellas que sus padres no eran fumadores.

No se encontró gran efecto entre las personas con uno sólo de sus padres siendo fumador, pues quizás este opte por hacerlo fuera de casa, donde su familia no esté expuesta al humo de segunda mano.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista European Heart Journal, en su edición en línea del 5 de marzo.



Un estudio encontró que pese a los dolorosos efectos que tiene el excederse en el consumo del alcohol, en conjunto más comúnmente conocidos como resaca, no hace que se retrase la ingestión de la siguiente copa por parte de los bebedores, que tan sólo consideran la resaca como una molestia pasajera.

Para la investigación se contó con casi 400 bebedores habituales, de los cuales 196 eran hombres y 190 hombres, cada uno de ellos llevaban un registro electrónico durante 21 días en donde se hacía un registro minucioso de los episodios de ingesta de bebidas alcohólicas, junto con las experiencias relacionadas.

La líder de la investigación, Damaris Rohsenow, profesora de ciencias conductuales y sociales de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Brown, explica que las personas que beben mucho experimentan efectos placenteros cuando están bebiendo, lo cual los impulsa a beber de nuevo, con lo cual, la resaca pasa a verse como una molestia temporal, y no una consecuencia negativa importante para evitar beber.

La resaca, luego de una jornada de bebida excesiva, incluye dolor de cabeza, dolores musculares, fatiga, náuseas, sed y vómitos.

Luego de examinar la información obtenida de los participantes en la investigación, se encontraron 2.000 episodios relacionados con alcohol, de los cuales, 463 terminaron en resaca. Al día siguiente se evaluaron las probabilidades de que los bebedores consumieran alcohol nuevamente.

Por su parte, Thomas Piasecki, profesor del departamento de ciencias psicológicas de la Universidad de Missouri y autor para correspondencia del estudio, dijo que el hecho de padecer resaca no afectaba de manera importante el consumo posterior de alcohol, volviendo a beber apenas unas horas después.

La resaca no influyó pues en las intenciones de los individuos de beber de nuevo, pero sí influye el día de la semana, los planes sociales y la oportunidad de beber.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, en su edición en línea del 3 de marzo.



Un estudio encontró que al estar expuestas las mujeres embarazadas al humo de segunda mano se aumentan una serie de complicaciones a nivel obstétrico, entre las cuales está el aborto espontáneo y que el bebé nazca muerto. Dicho riesgo aumenta a medida que aumenta la exposición al humo.

El estudio desarrollado por investigadores bajo la supervisión de Andrew Hyland del Instituto Oncológico Roswell Park de Búfalo, Nueva York, contó con los datos de más de 80.000 mujeres postmenopáusicas que participaron en el estudio sobre iniciativa de salud en las mujeres.

Las mujeres que participaron de la investigación estuvieron embarazadas al menos una vez, de las cuales el 6,3 por ciento eran fumadoras, el 43 por ciento ex fumadoras y cerca del 51 por ciento no lo eran. Se evaluó cuánto habían sido expuestas al humo de segunda mano desde la niñez hasta su edad adulta, tanto en el hogar, como en el trabajo.

Se encontró que una de cada tres mujeres, tuvo al menos un aborto espontáneo, el 4,4 por ciento tuvieron un bebé nacido muerto y el 2,5 por ciento tuvo embarazo ectópico tubárico, en el cual el óvulo ya fertilizado se adhiere fuera del útero.

Entre las mujeres ex fumadoras, el 16 por ciento tuvieron más probabilidades de haber tenido un aborto espontáneo en sus años fértiles, el 44 por ciento más de probabilidades de dar a luz un bebé muerto y el 43 por ciento más de probabilidades de haber tenido embarazo ectópico, comparadas con las mujeres no fumadoras.

Se encontró relación entre las mujeres que nunca fumaros y que estuvieron expuestas al humo de segunda mano, y las complicaciones presentadas en el embarazo, mientras más tiempo estuvieron expuestas al humo de segunda mano, mayor fue el riesgo.

Se clasificaron las mujeres que fueron expuestas al humo de segunda mano en tres grupos, las que tuvieron más de diez años de exposición en la niñez, las que tuvieron más de diez años de exposición en su trabajo en la adultez y las que tuvieron más de veinte años de exposición en casa durante la adultez.

Entre las mujeres expuestas al humo de segunda mano, el 17 por ciento tenían más probabilidades de padecer de un aborto espontáneo, el 55 por ciento de dar a luz un bebé muerto y un 61 por ciento de tener embarazo ectópico, en comparación con las mujeres que no fueron expuestas a dicho humo.

Las mujeres que tuvieron más complicaciones en el embarazo fueron las mujeres negras y de minorías étnicas, incluyendo también las que tenían sobrepeso; las que menos, fueron las más jóvenes y con mayor nivel educativo.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Tobacco Control, en su edición en línea del 26 de febrero.



Expertos alertan del juego de moda en Irlanda y Reino Unido, llamado NekNomination (bebe y nomina), en el cual se incita a los participantes a beber grandes cantidades de alcohol en poco tiempo y grabar con el teléfono móvil la experiencia para subirla a Internet. Aquellos que lo deseen pueden subir otro video que supere al participante anterior.

El juego va adquiriendo popularidad entre estudiantes y jóvenes, cada vez va haciendo más adeptosa nivel mundial. Se cree que el juego nació en Australia. A Reino Unido llegó en 2008 y se creó la página de Facebook “Los Mejores Videos Neknomination”. Sin embargo, el grupo cerró luego de 5 muertes recientes por la ingesta de bebida en el último mes, cuando contaba con 10.000 seguidores.

Las muertes fueron de tres personas en Reino Unido y dos en Irlanda. La última muerte fue del jugador de rugby de Nottingham, Bradley Eames, en Inglaterra, que publicó su video bebiendo dos tragos de ginebra mezclados con bolsas de té. Previamente había bebido 30 tragos de alcohol para mostrar a sus amigos que era el campeón.

No sólo los participantes consumen alcohol sino que lo mezclan con diferentes productos como aceite de motor, comida de perros, orina o con tequila, vodka y peces de colores vivos. Incluso, pueden mostrar cómo consumen licor y salen airosos de una situación de riesgo como saltar un puente o conducir una moto luego de haber bebido.

El juego es sumamente peligroso, por lo que algunas comunidades han alertado a los estudiantes para que no tomen parte de él, tanto por los peligros para sí mismos como para los otros que incitados por el video, pueden tratar de sobrepasar el reto.

Las autoridades advierten que los amigos que graben y presencien los retos, donde algún participante resulte muerto, pueden verse abocados a enfrentar cargos por homicidio, pues no pueden argumentar que no conocían los riesgos de la práctica.



Investigadores del Instituto de Salud Carlos III de Madrid estudió los factores de riesgo y el aumento de muertes ocurridas en consumidores de cocaína o heroína, que fueron admitidos en tratamiento en España.

Los consumidores de las dos drogas tienen una tasa de mortalidad 14,3 veces mayor que el resto de la población, quienes sólo consumen cocaína, tienen la tasa 5,1 veces mayor.

En España, la mayor parte de las muertas ocasionadas por abuso de cocaína no son certificadas adecuadamente, por lo que son pocos los estudios que puedan analizar las consecuencias del consumo de la droga en términos de mortalidad, según explicó Gregorio Barrio, uno de los coautores del estudio.

Según señala Barrio, el motivo por el que la certificación de la muerte no es la adecuada es que puede deberse a un problema de salud inespecífico, como suicidio infarto al miocardio, lo cual podría estar motivado por causas diferentes a la cocaína.

Debido a las dificultades al encontrar estadísticas fidedignas, se comparó la tasa de mortalidad de un grupo de consumidores de cocaína y heroína con la tasa de mortalidad de la población general con el mismo sexo y edad.

Posteriormente, a la certificación de la muerte de la víctima, se realiza la autopsia y la investigación toxicológica, donde se encuentra la presencia de cocaína previa a la muerte, pero no se corrige la causa del deceso, con lo que las estadísticas no reflejan la realidad.

Se tuvieron dos grupos de personas consumidoras de cocaína, uno de 8.825 consumidores también de heroína y uno de 11.905 que consumían solo cocaína, sin heroína. Los participantes estuvieron admitidos en un programa de tratamiento por abuso o dependencia de sustancias en Madrid y Barcelona entre 1997 y 2007, con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años

En ambos grupos se encontraron tasas de mortalidad altas. Quienes consumían las dos sustancias tenían 14,3 veces más que la población general y quienes no consumían heroína 5,1 veces más.

En cuanto al sexo, los hombres tuvieron mayor riesgo de muerte que las mujeres, entre el grupo de consumidores de las dos sustancias, 1,5 veces, aunque no se encontraron diferencias de sexo en el grupo que sólo consumía cocaína.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Journal of Substance Abuse Treatment.



Un estudio alemán realizado por los médicos forenses de la Clínica Universitaria de Düseldorf muestra que han encontrado dos muertes que están ligadas de manera directa al consumo de marihuana (cannabis).

La marihuana y el hachís forman parte de la clasificación de drogas blandas, al producir un daño exclusivo a nivel psíquico, pero esta investigación rebate esta teoría.

Para la investigación, se juntaron varios casos desde 2001, encontrando dos casos en los que se descartó por completo otra causa del deceso, fueron dos hombres que murieron por alteraciones cardíacas causadas por THC, sustancia activa del cannabis.

El coautor del estudio, Benno Hartung, explicó que a las víctimas, con 23 y 28 años, les fueron practicadas autopsias, probando que ambos estaban sanos y se descartó otra posible causa de muerte. La coincidencia de los casos era la presencia en sangre de THC (Tetrahydrocannabinol), pues ambos fumaron marihuana justo antes de morir, aunque no se pudo establecer la cantidad y frecuencia con la que fumaron.

De tal manera, que la droga en cuestión no sólo provee una sensación de euforia, aparentemente sin efectos secundarios, sino que también deriva en fallos cardíacos que pueden tener desenlace fatal. Aunque es un hecho poco frecuente, puede presentarse en cualquier consumidor de marihuana.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista especializada Forensic Science Internacional.



El Parlamento Europeo (PE) ha dado el visto bueno a prohibir los paquetes que contengan menos de 20 cigarrillos y regulan a los cigarrillos electrónicos como productos medicinales sólo si presentan las propiedades curativas o preventivas, o como productos del tabaco en caso contrario.

La legislación vigente hace la exigencia de que los paquetes estén cubiertos en un 30 por ciento del área frontal con las advertencias sanitarias y en la parte de atrás, con el 40 por ciento.

En cuanto a los cigarrillos electrónicos deben ser seguros para los niños y que no se puedan manipular por ellos. También tendrán que tener advertencias sanitarias y las restricciones publicitarias que son aplicadas a los productos del tabaco, imponiéndose un límite de 20 miligramos de nicotina por milímetro de producto.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) considera que se necesita que la legislación sea más rigurosa para que se puedan favorecer las investigaciones sobre los efectos en la salud de los componentes de los cigarrillos electrónicos, pues no es muy claro qué pasa con las sustancias vaporizadas de este tipo de productos al llegar a los pulmones.

Los sabores para añadir atractivo a los cigarrillos y el tabaco de liar están prohibidos, aunque de momento no los cigarrillos mentolados, que en 2020 serán vetados. Sin embargo, los sabores para las pipas de agua sí están autorizados.






Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :