La oniomanía es el placer de realizar compras y el 4 por ciento de la población mundial la padece. Las compras en exceso constituyen un trastorno psicológico que puede tener consecuencias graves a nivel de salud emocional y a la economía del individuo.

La presencia de la oniomanía se debe a otro tipo de problemas, como una depresión constante, ansiedad, tener deficiencia en la autoestima o padecer trastorno bipolar, que al presentarse como pensamientos molestos para la persona, encuentran un alivio comprando desenfrenadamente, sintiendo de esta manera un placer inmediato.

La persona que se dedica a comprar compulsivamente no se da cuenta que tiene un problema, sólo ven su actividad como un pasatiempo, pero el hecho de acumular objetos, adquirir artículos innecesarios que incluso son arrojados a la basura o destruidos, los lleva a sentir una posterior sensación de culpa.

Para abordar el problema es necesario que el individuo acepte que padece una obsesión y a partir de allí, entender los motivos por los cuales se hacen compras excesivas. Es necesario encontrar la base del problema y hacer un seguimiento al paciente para determinar si se están padeciendo de otro tipo de problemas mentales, como robar o vender sus propias pertenencias para adquirir dinero y con este hacer más compras.

Este padecimiento no se presenta sólo en mujeres, como es común creer, pues los hombres también pueden sufrir de oniomanía; mientras las mujeres se obsesionan con ropa y joyas, los hombres pueden enfocar su atención en la tecnología.

Según el departamento de psiquiatría del Hospital de Bellvitge en España y el Instituto de Psiquiatría de Londres, un 4 por ciento de la población mundial puede estar padeciendo obsesión a las compras, como se publicó en la revista American Journal of Psychiatry.

Para poder comprar, sin excederse, es necesario seguir los siguientes consejos:
1. Tener un presupuesto. Teniendo un presupuesto se sabe cuánto dinero se puede usar para realizar compras y de esta manera evitar comprar cosas que no están contempladas dentro del presupuesto.

2. Tener una lista con prioridades. Para hacer la lista de compras, es necesario incluir primero aquellas cosas más urgentes, que son las que hacen falta o necesitan ser cambiadas. Los antojos pueden dejarse en último lugar.

3. Evitar comprar lo primero que se ve. Cuando de ropa se trata, es mejor ver qué prendas son las más convenientes y las más cómodas. Hay que evitar hacer cambios de mercancía en el almacén. Por lo general, los productos en oferta no son susceptibles a ser cambiados.

4. Mantener el control frente a las ofertas. Las ofertas son toda una tentación, pero hay que evitar comprar cosas inútiles sólo porque son económicas.

5. Evitar usar tarjetas de crédito. Lo mejor es comprar con dinero de la cartera solamente, el usar tarjetas de crédito hará que se compre en exceso y el dolor de cabeza vendrá en los extractos del banco.

6. Evitar pasar más tiempo del debido en la tienda. El recorrer el centro comercial puede hacer que compre cosas que se quiera conseguir más artículos a medida que se estén viendo. Incluso aunque no puedan pagarse.



Un pequeño estudio alemán, encontró relación entre el uso de Facebook con el centro de recompensa del cerebro, accumbens, el cual se activa con los comentarios sociales positivos, según se reflejó en estudios con imágenes de resonancia magnética (IRM).

El autor del estudio, Dar Meshi, investigador postdoctoral de la Universidad Freie de Berlín, argumenta que todo ser humano se preocupa por su reputación y cómo gestionarla mediante las redes sociales de Internet como Facebook.

Para realizar la investigación, se contó con la participación de 31 personas a los cuales se les indagó sobre el uso que hacían de Facebook, así como el número de amigos que tenían y el tiempo que dedicaban a estar en la red social a la semana. Los hábitos de los participantes en Facebook variaban en gran medida.

Aparte de las resonancias magnéticas, se les realizó a los participantes una entrevista grabada en video, en la cual contaban hasta qué punto se creían valorados por las otras personas. Quienes tenían comentarios positivos, activaban con mayor fuerza el núcleo cerebral accumbens que aquellos que veían como otra persona era la que recibía el comentario positivo. Se encontró que la diferencia era menor o mayor, dependiendo de la intensidad de uso que el participante hacía de Facebook.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Frontiers in Human Neuroscience.



Un estudio reciente mostró mediante pruebas de escaneo cerebral que la adicción a comer podría ser real, ya que ciertos carbohidratos, como el pan blanco o las patatas, podrían activar los centros neurológicos que están encargados de la recompensa, aumentando las ansias de comer.

Para la investigación se contó con 12 hombres que padecían de sobrepeso y obesidad, a los cuales se les realizaron pruebas IRM funcionales, en tiempo real, para observar su actividad cerebral pasadas cuatro horas después de haber comido, período de tiempo que influye en la manera de comer durante la siguiente comida. Se realizó la medición de los niveles de glucemia y las ganas de comer de los participantes.

A los participantes se les suministraron dos batidos con igual cantidad calórica, sabor y nivel de dulce, diferenciándose en que uno de ellos tenía carbohidratos con alto índice glucémico y el otro un índice bajo de estos.

Los carbohidratos de alto índice glucémico, se transforman con rapidez en azúcar en la sangre, y se encuentran en alimentos con gran nivel de proceso como el arroz blanco y el pan blanco. Aquellos alimentos con bajo índice glucémico pueden ser boniatos y granos integrales.

Las personas que ingirieron carbohidratos con alto índice glucémico, experimentaron exceso de hambre que estimuló sus áreas del cerebro envueltas en el proceso de recompensa y ansias, las cuales están íntimamente relacionadas con la adicción.

El autor del estudio, el doctor David Ludwig, director del Hospital Infantil de Boston, señaló que podría ser bastante útil limitar el consumo de carbohidratos de alto índice glucémico, para reducir las ansias de comer y la tendencia a comer en exceso.

Los resultados del estudio fueron publicados el 26 de junio en la revista American Journal of Clinical Nutrition.



Una mujer de 47 años que estuvo consumiendo té en altas concentraciones durante casi 20 años, adquirió un daño óseo de difícil diagnóstico, según informó la revista New England Journal of Medicine, en su edición del 21 de marzo.

La mujer en principio sospechó que a causa de una forma de cáncer estaba sintiendo dolor de huesos que sentía en su espalda baja, brazos, caderas y piernas durante cinco años así la extrema fragilidad de sus dientes por lo que tuvo que someterse a extraerlos en su totalidad, por lo que acudió a su médico en Lansing, Michigan.

Las radiografías mostraron una densidad inusual en los huesos de la mujer, pero no se encontraron señales de enfermedad. También los análisis mostraron que el nivel de fluoruro en sangre era alto, 0.43 miligramos por litro, cuando la concentración normal es de menos de 0.10 miligramos por litro.

La paciente fue remitida al doctor Sudhaker Rao, jefe de la sección de metabolismo óseo y mineral y director del laboratorio de investigación ósea y mineral del Sistema de Salud Henry Ford en Detroit, para que le practicara una biopsia a sus huesos.

Rao, luego de indagar, se enteró que la paciente regularmente bebía una jarra de té diariamente, hecho con 100 a 150 bolsas de té, lo cual sería una cantidad de más de 20 miligramos de fluoruro.

El fluoruro suele ser recetado para prevenir la caries, generalmente a niños y adultos en cuyas casas, el agua corriente no contiene fluoruro añadido en forma natural.

Rao, quien no solo proviene de un área de la India donde el nivel de fluoruro en el agua es extremadamente alto naturalmente, ocasionando fluorosis esquelética, también ha tenido experiencia asesorando algunos casos de pacientes con alto nivel de fluoruro en sangre.

Rao detectó que la causa del padecimiento de la mujer se debía a la ingestión de té en altas concentraciones, con gran contenido de fluoruro. En Estados Unidos han sido reportados tres o cuatro casos de problemas de salud como consecuencia de ingerir té en grandes cantidades.

Debido a que los huesos de la mujer eran tan duros debido a su alta densidad ósea, siete veces más de lo normal, no pudo realizarse la biopsia de manera normal ya que el instrumento no pudo penetrarlos.

Las perspectivas para la paciente son positivas, teniendo en cuenta que una persona que viva en un área con alta concentración de fluoruro en agua, se muda a un lugar donde el agua tenga baja concentración, puede recuperarse, pero no se tiene una certeza del tiempo en que el cuerpo podrá deshacerse de la acumulación de fluoruro.

Los huesos, a medida que se vayan remodelando, cuando el tejido óseo maduro se reemplace con tejido óseo nuevo, irá eliminando el fluoruro naturalmente, pero en adultos, este procedimiento es lento e impredecible.

Para el caso de la paciente, dejó de beber té y sus dolores han disminuido, además de ser sometida a diversos métodos para acelerar la eliminación del exceso de fluoruro en su organismo, como el suministro de la hormona paratiroidea, que controla niveles de calcio, fósforo y vitamina D en sangre y huesos, aparte de una dieta baja en calcio y vitamina D.



Un estudio mostró que aunque entre las adicciones, como al tabaco o al alcohol, la de la comida es la mejor vista a nivel social, las personas obesas son percibidas con unos pésimos hábitos alimenticios.

Los investigadores del Centro Rudd de Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, argumentan que para las personas obesas resulta todo un estigma ser calificados por la gente debido a su aumento de peso.

El estudio se basó en una encuesta elaborada a más de 1.200 personas adultas que comentaron los sentimientos que experimentaban ante diferentes tipos de adicciones, encontrando que la adicción a la comida producía una respuesta negativa en menor cantidad comparada con las demás adicciones.

A los adictos a la comida se les ve más agradables, con los cuales es más fácil identificarse y se les ve con menos enojo o disgusto. Incluso, se les recrimina menos que aquellos que tienen adicción por el tabaco o el alcohol.

Pese a lo anterior, si el adicto a la comida era obeso, despertaba en las personas, disgusto, enojo e irritación.

Los resultados pueden ser observador en la edición en línea de la revista Basic and Applied Social Psychology del 4 de febrero.



Según la doctora Victoria Osborne de la Universidad Norteamericana de Missouri, la ebriorexia afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres, en edades comprendidas entre los 18 y los 30 años.

Si una persona que padece trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia, también ingiere cantidades exageradas de alcohol, el resultado obtenido se denomina ebriorexia, un comportamiento que consiste en dejar de comer y consumir mucho alcohol. De esta manera la fuente energética principal es el alcohol.

Es posible que este sea el problema que aqueja a las famosas Lindsay Lohan y la ex Spice Girl, Victoria Beckham, quienes por sus comportamientos parecen que estuvieran padeciendo ebriorexia.

De Beckham se ha dicho que sufre de bulimia y abusa del alcohol. Lohan, por su parte, abusa de las drogas.
Pulsa aqui para leer la noticia completa …

Ultimas busquedas

otras adicciones que no sean drogas . otras adicciones aparte de las drogas . imagenes de la ebriorexia . Ebriorexia . imágenes ngiriendo drogas Chavas animadas .

La tanorexia es una enfermedad poco diagnosticada pero que cada día es más común entre la población, que implica una obsesión por broncearse, sin importar si es tomando el sol en la playa o en una cámara de bronceo que emite rayos ultravioleta. Las personas que padecen de tanorexia no viven tranquilas si su piel no tiene un tono oscuro.

Varios estudios han analizado por qué la gente insiste en broncearse, aunque conozca las consecuencias peligrosas que puede acarrear el someterse a largas y continuas jornadas de exposición a los rayos solares o ultravioleta.

Una investigación al respecto, publicada en el Journal of the American Academy of Dermatology asocia la tanorexia con el trastorno dismórfico corporal. Este desorden psiquiátrico se caracteriza porque la persona tiene una idea severamente distorsionada de su imagen corporal.

Por eso, según los expertos, sin importar cuántas horas se haya pasado bajo el sol o en una cámara de bronceo, cuando las personas que padecen tanorexia se miran al espejo, creen que tienen una piel desagradablemente pálida.
Pulsa aqui para leer la noticia completa …

Ultimas busquedas

tanorexia . tanorexia famosos .

Expertos de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, han desarrollado un modelo para atender a los adictos al juego, es decir, a quienes padecer de ludopatía, el cual sería pionero en México.

Este proyecto se ha derivado de un convenio que se firmó con el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (Cenadic), su directora, Silvia Morales Chainé, explicó que el grupo de universitarios ha estudiado los factores que determinan que la persona se dedique a las apuestas y al juego, entre los cuales se contemplan los biológicos, contextuales y sociales.

Existen comportamientos característicos que pueden ser considerados como un riesgo de estar padeciendo ludopatía. Uno muy diciente es el impulso incontrolable a jugar, la persona desea dejar de hacerlo, pero no puede.

También se presenta síndrome de abstinencia una vez que no se esté en contacto con las apuestas y el juego, por lo cual es necesario reanudar el hábito invirtiendo más tiempo y dinero en dicha actividad.
Pulsa aqui para leer la noticia completa …



Aunque la Organización Mundial de Salud no considera a los adictos a las compras (shopaholic es el término en inglés) como enfermos, los psiquiatras expertos en adicciones consideran que tienen una compulsión que puede llevarlos a tener muchos problemas en su vida a largo plazo.

Quienes padecen este trastorno sólo se preocupan por comprar compulsivamente, sin importar que no requieran los artículos que compren, que no tengan el dinero o si tienen que incurrir en préstamos que no podrán pagar.

En Estados Unidos se ha estimado en un estudio de 2010, publicado en el Journal of Costumer Research, que el 8,9 por ciento de los estadounidenses padecen de adicción a las compras, cifra que representa más de 25 millones de personas.

Para identificar a quienes padecen de este trastorno, deben identificarse cinco comportamientos específicos: presentar obsesión por comprar; experimentar cuando compran placer; realizar compras frecuentes; cuando no pueden comprar experimentan cambios emocionales desagradables; y, al comprar crean conflictos en sus entornos sociales a nivel personal, familiar y laboral.
Pulsa aqui para leer la noticia completa …



La ebriorexia (drunkorexia, en su término en inglés) es el comportamiento relacionado a los desordenes alimentarios, como anorexia o bulimia, y el consumo exagerado de altas cantidades de alcohol, de esta manera la única fuente principal de energía es a través de las bebidas alcohólicas.

Los manuales de enfermedades mentales aún no consideran este tipo de comportamiento como tal, pero se ha visto en el mundo del espectáculo de personalidades que padecen de este desorden, tal es el caso de Lindsay Lohan y Victoria Beckham.

Las mujeres son quienes más padecen de ebriorexia a comparación de un mínimo número de casos con hombres. La Asociación Americana de Psicología asegura que la ebriorexia está más asociada con la bulimia que con la anorexia, pues los pacientes que sufren de anorexia tienden a ser perfeccionistas, mientras que los bulímicos son impulsivos.

De esta manera, los ebrioréxicos asociados a la bulimia consumen atracones de comida, 10 tortas, 20 porciones de pizza y adicionalmente, 35 cervezas o 20 vodkas, por lo que sienten luego culpabilidad que descargan mediante el vómito o consumo de laxantes.
Pulsa aqui para leer la noticia completa …



12



Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :