Un estudio reciente encuentra que los cigarrillos electrónicos no ayudan a dejar de fumar, ni a reducir la cantidad de cigarrillos fumados.

Los cigarrillos electrónicos son publicitados como herramientas útiles para dejar de fumar al evitar que el fumador inhale humo de tabaco, sustituyéndolo por nicotina vaporizada; sin embargo, los estudios hasta el momento no han dado conclusiones de la efectividad de los dispositivos.

La investigadora líder, la doctora Pamela Ling, profesora asociada del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirma que cuando los cigarrillos electrónicos fueron usados por gente del común, bajo las condiciones reales, no se encontró que disminuyeran con éxito la probabilidad de dejar de fumar cigarrillos.

Ling piensa que la publicidad de los dispositivos debería de ser regulada para prohibir que los publiciten como herramientas efectivas para abandonar el hábito, hasta que dicha afirmación esté respaldada con evidencia científica.

Para la presente investigación se contó con la participación de 949 fumadores, de los cuales 88 usaban cigarrillos electrónicos al iniciar el estudio. Luego de un año, se encontró que el 14 por ciento de los fumadores dejaron de fumar, sin diferencias notables entre los fumadores que usaron el dispositivo y los que no.

Tampoco se encontró mayor diferencia entre el uso del dispositivo y la disminución de cigarrillos fumados diariamente, la hora de comenzar a fumar el primer cigarrillo y las intenciones de dejar de fumar.

Se encontró también que quienes tienden a usar cigarrillos electrónicos son las mujeres, adultos jóvenes y personas con menos educación.

Los resultados del estudio aparecen en la revista JAMA Internal Medicine, en su edición del 24 de marzo.

Ultimas busquedas

se puede fumar cristal en un cigarro electronico . tabaco de marihuana de colores . cigarros electronicos chidos . drogadiccion mayor . fumar metanfetamina en cigarrillo electronico . imágenes de mujeres fumando en narguile . imajenes fumando metanfetamina . liquido de metanfetamina para cigarro electronico . pipas para fumat metanfetamina .

Un estudio británico mostró que los fumadores podrían tomar más tiempo en sanar las fracturas de sus huesos, para lo cual compararon células madre sanadoras del hueso tanto en fumadores como en no fumadores.

Los investigadores analizaron las células madre sanadoras de huesos mediante muestras de sangre que fueron extraídas de un área de fractura de pierna a 50 fumadores y no fumadores. Se halló que las células sanadoras de hueso con mejor calidad estaban presentes en los no fumadores, pues tenían mayor grado de actividad con lo cual se dividían más rápidamente que las provenientes de fumadores.

Los investigadores de la Universidad de Lincoln, liderados por Andrew Sloan señalaron que se realizaron cultivos y cosechas de las células madre de tejido de las cuales se analizó y monitoreó el impacto de fumar cigarrillos en el crecimiento y desarrollo de dichas células, con lo cual se crean reparaciones anómalas de hueso.

Sloan explicó que las sustancias tóxicas presenten en los componentes del tabaco y en el humo pueden afectar ciertos procesos a nivel celular.



Un estudio determinó que los parches de nicotina no son eficaces para ayudar a las mujeres embarazadas a dejar de fumar e incluso, quienes lo usaban tenían la presión arterial más alta que aquellas que no los usaban.

Para la investigación se contó con la participación de 402 mujeres embarazadas de Francia las cuales fumaban mínimo 5 cigarrillos diariamente, con un tiempo de embarazo de 12 a 20 semanas. Se seleccionaron aleatoriamente las que iban a usar nicotina de 16 horas y las que usarían placebo inactivo hasta el momento de dar a luz.

Las mujeres participantes recibieron adicionalmente asesoría para dejar de fumar y tenían evaluación cada mes. Se encontró que el 5,5 por ciento de las mujeres que usaron el parche y el 5,1 por ciento de las que usaron placebo dejaron de fumar de manera completa.

El aumento de presión arterial fue significativamente mayor en el grupo de mujeres que probó los parches con nicotina, en comparación con aquellas que usaron el placebo, ante lo cual se recomienda que un factor importante antes de recetar parches de nicotina a embarazadas para que dejen de fumar es la presión arterial.

El autor del estudio, el doctor Ivan Berlin, del Hospital Universitario de la Pitie-Salpetriere de París, señala que dados los resultados deben hacerse esfuerzos por encontrar tratamientos nuevos que puedan ayudar a las mujeres embarazadas fumadoras a dejar el hábito, no sólo a nivel de medicamentos y sino a nivel de terapias de conducta.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista BMJ, en la edición en línea del 11 de marzo.

Ultimas busquedas

daughter sammy Smoking Cigarettes . smoking mother and son fractus . mujeres fumando cigarro Electrónico .

Un estudio relaciona el aumento del consumo de cigarrillos electrónicos con que los adolescentes estén fumando más, siendo estos dispositivos el paso previo para el consumo de tabaco de manera formal.

La coautora del estudio, Lauren Dutra, becaria posdoctoral del Centro de Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirma que con este estudio se rebate la idea de que los cigarrillos electrónicos sean efectivos para ayudar a dejar de fumar.

Para la investigación se realizó un análisis de los hábitos de 38.000 estudiantes de escuela intermedia y secundaria en cuanto al tabaquismo, para lo cual se usaron los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Tabaco y Jóvenes de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, realizada entre 2011 y 2012.

Se encontró que se duplicó entre 2011 y 2012 la cifra de adolescentes que había probado alguna vez cigarrillos electrónicos. En 2011 el 3,1 por ciento de los adolescentes admitió su uso al menos una vez y el 1,7 por ciento de ellos fumaros también cigarrillos corrientes. Para 2012, se encontró que aumentaron hasta 6,5 por ciento los adolescentes que probaron cigarrillos electrónicos (2,6 por ciento de ellos fumaban también cigarrillos corrientes y el 4,1 por ciento usaba exclusivamente cigarrillos electrónicos) y el 2 por ciento eran usuarios en la actualidad de los dispositivos electrónicos (entre estos, la mitad consumían cigarrillos corrientes y la mitad sólo usaban el dispositivo).

Dutra considera que los cigarrillos electrónicos son una droga de entrada, pero ella misma dice que es su opinión, sin embargo son necesarios más datos para mostrar que dichos dispositivos hagan que los adolescentes fumen. Es preocupante, según ella, la forma como los fabricantes presentan los dispositivos con sabores atrayentes como chicle además de asociarlos a imágenes sugerentes de chicas en biquini.

Dutra agrega que los cigarrillos electrónicos en su mayoría sí tienen tabaco y que ante la popularidad que están teniendo entre los adolescentes, es momento de preocuparse y limitar el acceso a estos productos, regulando la publicidad y fabricación de los mismos.



Un nuevo estudio encontró que los individuos que se encuentran expuestos al humo de segunda mano durante la infancia, padecen engrosamiento irreversible de las arterias, con lo cual se aumenta el riesgo de padecer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular (ACV) más adelante.

Para la investigación se hizo la observación de más de 3.700 adultos de Finlandia y Australia, encontrándose que quienes estuvieron más expuestos al humo de segunda mano en la niñez, viviendo en hogares donde ambos padres fumaban, tenían las paredes arteriales más gruesas, en un promedio de 0,015 milímetros más que aquellos individuos con padres no fumadores.

Lo anterior, significa que si una persona ha sido expuesta al humo de segunda mano en su niñez, ha de tener 3,3 años más de edad en sus vasos sanguíneos cuando es adulta.

Los resultados arrojaros por la investigación refuerzan la idea de ser inflexibles en cuanto a los hogares libre de humo para evitar provocar daños irreversibles en la salud de quienes están expuestos al humo de segunda mano, según opina la autora del estudio, Seana Gall, becaria de investigación en epidemiología cardiovascular del Instituto de Investigación Menzies de Tasmania y en la Universidad de Tasmania.

De los hallazgos se desprende también que aquellas personas de padres fumadores tenían mayores probabilidades de ser adultos fumadores o tener sobrepeso, en comparación con aquellas que sus padres no eran fumadores.

No se encontró gran efecto entre las personas con uno sólo de sus padres siendo fumador, pues quizás este opte por hacerlo fuera de casa, donde su familia no esté expuesta al humo de segunda mano.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista European Heart Journal, en su edición en línea del 5 de marzo.



Un estudio encontró que al estar expuestas las mujeres embarazadas al humo de segunda mano se aumentan una serie de complicaciones a nivel obstétrico, entre las cuales está el aborto espontáneo y que el bebé nazca muerto. Dicho riesgo aumenta a medida que aumenta la exposición al humo.

El estudio desarrollado por investigadores bajo la supervisión de Andrew Hyland del Instituto Oncológico Roswell Park de Búfalo, Nueva York, contó con los datos de más de 80.000 mujeres postmenopáusicas que participaron en el estudio sobre iniciativa de salud en las mujeres.

Las mujeres que participaron de la investigación estuvieron embarazadas al menos una vez, de las cuales el 6,3 por ciento eran fumadoras, el 43 por ciento ex fumadoras y cerca del 51 por ciento no lo eran. Se evaluó cuánto habían sido expuestas al humo de segunda mano desde la niñez hasta su edad adulta, tanto en el hogar, como en el trabajo.

Se encontró que una de cada tres mujeres, tuvo al menos un aborto espontáneo, el 4,4 por ciento tuvieron un bebé nacido muerto y el 2,5 por ciento tuvo embarazo ectópico tubárico, en el cual el óvulo ya fertilizado se adhiere fuera del útero.

Entre las mujeres ex fumadoras, el 16 por ciento tuvieron más probabilidades de haber tenido un aborto espontáneo en sus años fértiles, el 44 por ciento más de probabilidades de dar a luz un bebé muerto y el 43 por ciento más de probabilidades de haber tenido embarazo ectópico, comparadas con las mujeres no fumadoras.

Se encontró relación entre las mujeres que nunca fumaros y que estuvieron expuestas al humo de segunda mano, y las complicaciones presentadas en el embarazo, mientras más tiempo estuvieron expuestas al humo de segunda mano, mayor fue el riesgo.

Se clasificaron las mujeres que fueron expuestas al humo de segunda mano en tres grupos, las que tuvieron más de diez años de exposición en la niñez, las que tuvieron más de diez años de exposición en su trabajo en la adultez y las que tuvieron más de veinte años de exposición en casa durante la adultez.

Entre las mujeres expuestas al humo de segunda mano, el 17 por ciento tenían más probabilidades de padecer de un aborto espontáneo, el 55 por ciento de dar a luz un bebé muerto y un 61 por ciento de tener embarazo ectópico, en comparación con las mujeres que no fueron expuestas a dicho humo.

Las mujeres que tuvieron más complicaciones en el embarazo fueron las mujeres negras y de minorías étnicas, incluyendo también las que tenían sobrepeso; las que menos, fueron las más jóvenes y con mayor nivel educativo.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Tobacco Control, en su edición en línea del 26 de febrero.



El Parlamento Europeo (PE) ha dado el visto bueno a prohibir los paquetes que contengan menos de 20 cigarrillos y regulan a los cigarrillos electrónicos como productos medicinales sólo si presentan las propiedades curativas o preventivas, o como productos del tabaco en caso contrario.

La legislación vigente hace la exigencia de que los paquetes estén cubiertos en un 30 por ciento del área frontal con las advertencias sanitarias y en la parte de atrás, con el 40 por ciento.

En cuanto a los cigarrillos electrónicos deben ser seguros para los niños y que no se puedan manipular por ellos. También tendrán que tener advertencias sanitarias y las restricciones publicitarias que son aplicadas a los productos del tabaco, imponiéndose un límite de 20 miligramos de nicotina por milímetro de producto.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) considera que se necesita que la legislación sea más rigurosa para que se puedan favorecer las investigaciones sobre los efectos en la salud de los componentes de los cigarrillos electrónicos, pues no es muy claro qué pasa con las sustancias vaporizadas de este tipo de productos al llegar a los pulmones.

Los sabores para añadir atractivo a los cigarrillos y el tabaco de liar están prohibidos, aunque de momento no los cigarrillos mentolados, que en 2020 serán vetados. Sin embargo, los sabores para las pipas de agua sí están autorizados.



Un estudio encontró que los niños expuestos al humo de segunda mano favorece la readmisión al hospital por asma, con el doble de probabilidades, en un plazo de 12 meses.

El autor principal del estudio, el doctor Robert Kahn, director asociado de pediatría general y comunitaria del Hospital Pediátrico de Cincinnati, señala que medir los niveles de nicotina en sangre y saliva en el momento en que se atiende un niño en emergencias o en el hospital, puede predecir si tendrá hospitalizaciones futuras.

Con estas mediciones también se pueden realizar intervenciones a las personas encargadas del cuidado de los niños antes de dar el alta del hospital al niño.

Para el estudio se hizo el examen de los resultados de pruebas en sangre y saliva de 619 niños con edades comprendidas entre 1 y 16 años, a los cuales se les hizo seguimiento durante un año, luego de su admisión al Hospital de Cincinnati para ser tratados por asma.

Los menores expuestos al humo tuvieron más del doble de probabilidades de volver al hospital para un tratamiento para el asma que los niños que no tuvieron exposición al tabaco.

Los resultados de la investigación desarrollada por investigadores del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati y del Hospital Pediátrico Milton S. Hershey de la Universidad Estatal de Pensilvania, aparecen en la revista Pediatrics, en su edición en línea del 20 de enero.

Ultimas busquedas

porros de marihuana con humo de colores .

Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos mostró que las tasas de tabaquismo en el país descienden a mínimos históricos, lo cual es atribuible al aumento de los impuestos al tabaco y el endurecimiento de los anuncios anti tabaco, encontrándose que menos del 20 por ciento de los estadounidenses aún fuman cigarrillos.

En 2012 la tasa de tabaquismo se redujo del 20 por ciento al 18,1 por ciento, luego de haber sido estable tras años de seguimiento.

El coautor del informe, Brian King, epidemiólogo de la Oficina de Tabaquismo y Salud de los CDC, señala que alcanzar esta cifra es todo un hito, pero el progreso aún no es tan firme como se ha esperado. La causa de esta reducción se debe a que en 2009 se implantó la Ley de control del Tabaco y Prevención Familiar del Tabaco, por la cual la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) pudo regular el tabaco. En este mismo año los impuestos federales pasaron de 39 centavos a 1,01 dólares por paquete.

También influyeron las nuevas campañas publicitarias anti tabaco como la lanzada por los CDC en 2012, “Consejos de Ex Fumadores” donde los ex fumadores mostraban los terribles efectos en la salud que tiene el consumo del tabaco.

King enfatiza que no pueden parar los esfuerzos anti tabaco, pese a las noticias alentadoras en cifras, pues 42,1 millones de adultos en Estados Unidos aún fuman. Por tanto, hay que encarecer el tabaco, dar cumplimiento a las leyes libres de humo, seguir con las campañas fuertes anti en medios de comunicación.

La gente que más fuma (más de 30 cigarrillos al día) descendió de 12,6 a 7 por ciento. El número promedio de cigarrillos fumados diariamente pasó de 16,7 en 2005 a 14,6 en 2012.

Los resultados del informe aparecen en la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report, en su edición del 17 de enero.



Un estudio desarrollado en el lapso de 40 años encontró vínculo entre la exposición de bebés de sexo femenino a las hormonas de estrés de sus madres y fumar en el embarazo con una adicción posterior a la nicotina en las hijas, mas no encontró riesgo similar en los hijos.

Para la investigación se analizaron datos arrojados por 649 mujeres y 437 hombres a los que se les hizo seguimiento durante 40 años, luego de haber nacido de madres con niveles de hormonas y presencia de tabaquismo durante el embarazo.

Cuando la madre tenía un nivel elevado de cortisol, hormona del estrés, mientras estuviera embarazada, así como fumar durante el embarazo, estaba vinculado con mayor probabilidad de que las hijas y no los hijos fueran dependientes a la nicotina en su etapa de adultez.

Una de las autoras principales del estudio, la doctora Laura Stroud, quien es investigadora de los Centros de medicina Conductual y Preventiva del Hospital Miriam en Providence, Rhode Island, señala que los hallazgos muestran cómo las hijas presentan una vulnerabilidad particular a largo plazo al estrés y tabaquismo de sus madres durante el embarazo.

El motivo de lo anterior aún se desconoce, pero quizás esté relacionado con la regulación de la hormona del estrés en la placenta y la adaptación a las exposiciones en el ambiente prenatal. Además, el cortisol y la nicotina tienen un efecto en los cerebros masculinos y femeninos en desarrollo de manera diferente.

Stroud considera que es posible que las hijas tengan mayor propensión de transmitir un riesgo similar a sus propias hijas, con lo cual se crea un ciclo que pasa de una generación a otra.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Biological Psychiatry en su edición de enero.



1234510...



Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :