Las autoridades de Estados Unidos están preocupadas por el aumento de sobredosis de drogas a nivel de letal epidemia, agravada por el abuso de la heroína y analgésicos narcóticos recetados.

Gil Kerlikowske, director de la Oficina Nacional de Políticas de Control de Drogas de Estados Unidos, advirtió que el impacto que tiene el consumo de analgésicos recetados y la heroína es devastador a nivel nacional.

Las cifras del gobierno muestran que los usuarios de heroína pasaron de 373.000 en 2007 a 669.000 en 2012. En 2010 cien estadounidenses murieron por sobredosis cada día, donde 16.600 muertes se produjeron por abuso de analgésicos recetados y 3.000 por heroína. Actualmente las muertes por sobredosis son mayores que por asesinatos y accidentes automovilísticos.

La heroína ha resurgido a causa de que hay una mayor disponibilidad y que su costo es menor respecto a otras drogas. Es clasificada como opiácea, pues está vinculada con el receptor opiáceo del cerebro y espina dorsal, provocando sensaciones placenteras además de la transmisión del dolor, por lo que el abuso de ella, junto con los analgésicos recetados también opiáceos como oxicodona e hidrocodona, puede resultar en dependencia física y adicción.

Este tipo de drogas afectan la respiración y la frecuencia cardíaca, haciéndolas más lentas a tal punto que pueden acarrear un coma o la muerte.

Las personas que incurren en la heroína han comenzado el vínculo al haber abusado de los medicamentos recetados, llevándolos a una futura sobredosis. El 80 por ciento de consumidores recientes de heroína, habían comenzado antes a tomar analgésicos con receta de manera ilegal.

El gobierno ha decidido tener medidas duras contra los distribuidores ilícitos de medicamentos, incluyendo los médicos que recetan de manera excesiva los analgésicos narcóticos. También existen programas para educar a médicos y pacientes para instruirlos en las recetas de analgésicos y cómo deben descartar las recetas no usadas.

Ultimas busquedas

drogarse con fluoxetina . drogarse con sertralina . sertralina para drogarse . me drogo con sertralina . zopiclona para drogarse . drogarme con sertralina? . como drogarse con fluoxetina . tomar pastillas dibujos animados .

Un estudio reciente muestra que las salas de emergencias no están realizando control riguroso del abuso de antibióticos en los pacientes adultos que acceden a los departamentos de emergencias, aún cuando a nivel nacional en Estados Unidos se ha tratado de evitar el uso innecesario de estos fármacos para prevenir que el organismo cree resistencia a los fármacos.

Investigadores de la Universidad de Alabama, en Birmingham, analizaron datos a lo largo y ancho del país, recolectados entre 2001 y 2010, encontrando que no se dio reducción del uso de antibióticos en emergencias para tratar infecciones del tracto respiratorio, como la bronquitis y la sinusitis, donde dichas infecciones fueron provocadas por virus, donde dichos fármacos no son efectivos.

Sin embargo, en los pacientes menores de edad que fueron tratados por infecciones respiratorias, el uso de antibióticos sí se redujo en el período estudiado.

Para el período comprendido, se encontraron 126 millones de visitas a sala de emergencias a nivel nacional, conformando el 10 por ciento de todas las visitas ambulatorias.

El coautor del estudio, el doctor John Baddley, profesor asociado de la división de enfermedades infeccionas, señala que aunque los hospitales han creado políticas para la buena gestión de los antibióticos recetándolos adecuadamente a los pacientes, la reducción del uso de los mismos no se ha observado como se esperaba.

Por su parte, el doctor Henry Wang, también coautor de la investigación y vicepresidente de investigación del departamento de medicina de emergencia, señaló que con los resultados encontrados se puede indicar que los esfuerzos por controlar el uso inadecuado de antibióticos han sido de poca efectividad y que las políticas al respecto no han sido implementadas en todos los ámbitos médicos.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy, en su edición en línea.



Un estudio danés a gran escala encontró muy poca conexión entre el consumo de antidepresivos por parte de la madre durante el embarazo, como el Prozac, y el autismo en los niños.

Se habían tenido algunos indicios de que antidepresivos de primera línea como citalopram (Celexa), paroxetina (Paxil), fluoxetina (Prozac) y sertralina (Zoloft) estarían vinculados con el autismo.

Estudios previos vincularon el autismo con las madres que consumieron antidepresivos durante el embarazo, mostrando un doble de las probabilidades, pero estas investigaciones contaron con una pequeña muestra de niños autistas que fueron expuestos a dichos fármacos en su etapa fetal.

Para esta investigación se contó con los expedientes médicos de más de 600.000 niños de Dinamarca, nacidos entre 1996 y 2005, de los cuales 3.900 fueron diagnosticados con autismo, encontrando que no hay vínculo claro entre usar antidepresivos durante el embarazo y el riesgo de autismo en los niños.

El autor líder del estudio, Anders Hviid, del Instituto Statens Serum de Copenhague, señala que los resultados aún están basados en un pequeño número de niños (52) que tenían autismo y fueron expuestos en su etapa fetal a los antidepresivos. Un poco más de 6.000 niños de madres que usaron antidepresivos en el embarazo no contrajeron autismo.

Los resultados de la investigación aparecen en la revista New England Journal of Medicine, en su edición del 19 de diciembre.

Ultimas busquedas

aspirar antidepresivos . aspirar sertralina . inhalar antidepresivos . sertralina inhalar .

Un estudio vinculó tomar ciertos antidepresivos durante el final del embarazo con un aumento del doble del riesgo de que los bebés padezcan de trastorno pulmonar. También se encontró que la hipertensión pulmonar persistente sigue manteniendo un riesgo bajo, afectando 3,5 de cada 1.000 nacimientos.

La autora del estudio, la doctora Sophie Grigoriadis, directora de la Clínica del Estado de Ánimo y la Ansiedad en las Mujeres: Transiciones Reproductivas del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Toronto, señala que las mujeres que toman este tipo de fármacos no deben abandonarlos, pero sí tener en cuenta estos factores de riesgo a la hora de decidir el medicamento, de igual manera si no se trata la depresión puede presentar diversos problemas en potencia.

Hay que sopesar los riesgos que se está dispuesto a correr en caso de no atender la depresión en el embarazo con los efectos de los fármacos con los cuales se trata dicho problema que pueden incidir en el bebé.

Una mujer embarazada a la cual no le sea tratada la depresión puede adquirir hábitos alimentarios malsanos, aumentar de peso de manera insuficiente, padecer hipertensión, tener atención prenatal inadecuada e incurrir en abusar de drogas y alcohol.

Todas las anteriores conductas de la madre con depresión no tratada en su embarazo producen que el bebé nazca bajo de peso o debido a un parto prematuro, al igual que puede tener inteligencia más baja, problemas de conducta que se desarrollan a medida que el niño crece. Adicionalmente, la depresión durante el embarazo tiene más probabilidades de desencadenar depresión posparto.

La hipertensión pulmonar persistente es una condición que está relacionada directamente con tomar antidepresivos como venlafaxina (Effexor), paroxetina (Paxil), fluoxetina (Prozac) y setralina (Zoloft). Este problema pulmonar consiste en que los pulmones se hacen resistentes luego del nacimiento, en vez de relajarse, por lo que no se expanden adecuadamente y el bebé recibe menos oxígeno de lo normal.

Para la investigación, se agruparon los resultados arrojados por siete estudios previos completados sobre el uso de antidepresivos durante el embarazo y el riesgo de que el bebé tuviera hipertensión pulmonar persistente.

Se encontró que el riesgo es significativamente mayor a finales del embarazo. Esta etapa puede ser considerada como cualquier momento durante o posterior a la semana 20 o también el tercer trimestre.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista BMJ, en su edición en línea del 14 de enero.



Un nuevo estudio muestra que los niños que toman antidepresivos, sin importar el tipo de medicamento que sea, tendrán riesgo de suicidio, tanto en pensamientos como en conductas de este tipo.

No solo estudios previos, sino una revisión de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) concluyeron que tanto niños como adolescentes a los que se les prescriben fármacos antidepresivos pueden tener alto riesgo de padecer de pensamientos y conductas suicidas, especialmente en las primeras semanas del tratamiento. Por lo mismo, la FDA añadió una advertencia de alto nivel a las etiquetas de los antidepresivos respecto al riesgo de suicidio en niños.

Para el presente estudio se hizo la revisión de los expedientes médicos de casi 37.000 niños con edad promedio de 14 años, en etapa escolar, inscritos al programa de salud Medicaid de Tennessee entre 1995 y 2006, todos estaban comenzando a tomar alguno de los depresivos Celexa, Effexor, Lexapro, Paxil, Prozac o Zoloft.

Antes de que los niños estuvieran en el estudio, el 3 por ciento ya había intentado suicidarse y el 10 por ciento estuvieron hospitalizados para recibir tratamiento psiquiátrico.

Luego de comenzar el tratamiento con medicamentos, el 1 por ciento de los niños que recibieron antidepresivos nuevos, intentaron suicidarse. Se presentaron 419 intentos graves de autolesión y 4 casos de suicidio consumados. No hubo diferenciación en el riesgo de los antidepresivos según el tipo.

Los resultados de la investigación liderada por el doctor William Cooper, profesor de pediatría y de políticas de salud en la Universidad de Vanderbilt, Nashville, fueron publicados en la revista Pediatrics en su edición en línea del 6 de enero.

Los niños que estaban tomando varios depresivos al mismo tiempo, tenían un riesgo significativamente más alto de incurrir en suicidio, aunque el doctor Cooper dice que se debe probablemente a la gravedad de la depresión y no por aumento de medicamentos.



Una encuesta mostró que las personas que suelen abusar de los medicamentos con receta médica, tienen una gran preferencia por el analgésico oxicodona (OxyContin y Percocet), seguido por la hidrocodona (Vicodin y Lortab).

Para la investigación se encuestaron más de 3.500 personas que abusaban de medicamentos recetados en 160 programas de tratamiento contra las drogas en Estados Unidos. El 45 por ciento de los participantes preferían la oxicodona y el 30 por ciento la hidrocodona.

Los medicamentos en cuestión tienen presentación de pastilla, pero casi el 64 por ciento de quienes prefieren la oxicodona y un poco más de la cuarta parte de quienes gustan de la hidrocodona, suelen aplastar las pastillas e inhalar el fármaco. Una de cada cinco personas que abusan de oxicodona la disolvían en agua y se la inyectaban. Menos del cinco por ciento se inyectaban la hidrocodona.

Dentro del grupo de personas que preferían la oxicodona se encontraban hombres jóvenes, que gustan de tomar riesgos y no ven problema en inyectar o inhalar la sustancia. La hidrocodona es más popular en mujeres, personas mayores, individuos que no se inyectan drogas y que adquieren la sustancia de un médico o amigo, en vez de un traficante de drogas.

El 54 por ciento de los encuestados admitió que preferían la sensación de estar drogados con oxicodona, por ser un medicamento más puro, en contraste con el 20 por ciento que prefería la hidrocodona, pese a que suele estar mezclada con acetaminofén, el cual no es muy del agrado de los adictos por causar irritación y daño en el hígado.

El autor principal del estudio, Theodore Cicero, investigador de la Universidad de Washington en St. Louis, dice que los opiáceos como la oxicodona e hidrocodona son fármacos recetados para tratar el dolor. Con estos resultados, según Cicero, se puede tener un acercamiento a los pacientes que abusan de las drogas y detectar los problemas por adelantado.

Los resultados del estudio aparecen publicados en la revista Pain, en su edición de diciembre.

Ultimas busquedas

jarabe para la tos dibujo . todo sobre oxicodona .

Según un estudio, los adolescentes que hacen un mal uso de los analgésicos, no buscan drogarse, sino por la esperanza de aliviar el dolor. Por lo tanto, es necesario que el personal médico haga un monitoreo a los adolescentes a quienes les han recetado medicamentos narcóticos.

Dentro de los resultados encontrados, se halló que de 4 a 5 adolescentes que hacían uso incorrecto de analgésicos recetados como OxyContin o Vicodin, tomando más cantidad de la prescrita o tomando aquellos formulados a otra persona, lo hacían para aliviar sus molestias de dolor, más no para drogarse.

La investigación liderada por Sean McCabe de la Universidad de Michigan, se basó en la encuesta hecha a aproximadamente 3.000 adolescentes entre 2011 y 2012, buscando determinar si abusaban de los analgésicos, tomando en cuenta su etnia, raza y sexo.

Dentro del 30 por ciento de adolescentes que no siguieron las indicaciones médicas de consumo del analgésico y el 47 por ciento de los que tomaron analgésicos recetados a otra persona, también se encontraron aquellos que lo hacían por drogarse, aunque la mayoría lo hizo para aliviar dolor.

Se encontró que en el año inmediatamente anterior, las chicas tuvieron casi el doble de probabilidades de usar de manera incorrecta los analgésicos, respecto a los chicos adolescentes. En cuanto a las diferencias de género para las razones de tomar medicamentos, los investigadores no encontraron ninguna.

En cuanto a la raza, los adolescentes negros tenían mayor propensión a no tomar los analgésicos siguiendo las indicaciones médicas, entre los cuales 3 de cada 4 lo hacían para aliviar el dolor. Se estima que la razón de esta conducta se deba a la mala gestión del dolor y la comunicación deficiente, así como la falta de disponibilidad de los analgésicos para pacientes negros o que simplemente, no se les receta suficientemente.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista The Journal of Pain, en su edición de octubre.

Ultimas busquedas

drogarse con paracetamol . como drogarse con paracetamol . como drogarse con acetaminofén . drogarse con acetaminofen . Drogarse con analgesicos . me puedo drogar con paracetamol . paracetamol para drogarse . te puedes drogar con paracetamol .

Un nuevo estudio preliminar determinó que mezclar Tylenol, en su nombre genérico conocido como acetaminofén, y alcohol, incluso ligeramente, podría desencadenar enfermedad renal, aumentando el riesgo en un 123 por ciento.

El investigador líder, Harrison Ndetan, profesor asociado de investigación y bioestática de la Universidad Parker, en Dallas, dice que las personas adquieren acetaminofén sin receta y no tienen mayor información sobre el medicamento y los problemas de combinarlo con alcohol, lo cual puede resultar nocivo.

Ya era conocido que el uso crónico de acetaminofén y de alcohol, separadamente, está relacionado con enfermedades renales y del hígado, pero lo que se buscaba era encontrar un vínculo entre el fármaco y el alcohol usados combinadamente de manera regular.

Para realizar el estudio, los investigadores se dieron a la tarea de analizar datos arrojados por más de 10.000 personas, que participaron en la encuesta nacional de examen de salud y nutrición de Estados Unidos, desarrollada entre 2003 y 2004. En la encuesta se incluyeron preguntas acerca de los problemas de salud de los encuestados y su consumo de alcohol y acetaminofén.

Dentro de los resultados obtenidos se encontró que ni el consumo de alcohol leve o moderado, ni el uso normal de acetaminofén, representaban una amenaza para los riñones. Pero, para la mitad de las personas que combinaron el fármaco con el alcohol, reportaron problemas renales, del 2,6 por ciento que combinaban las dos cosas, el 1,2 por ciento tuvieron disfunción renal.

Ndetan apunta que el alcohol hace interferencia con el gen regulador del proceso del acetaminofén en el organismo, lo cual podría explicar la asociación encontrada en el estudio.

Aunque la etiqueta del fármaco advierte que no debe ser consumido con alcohol, es necesario que los farmaceutas hagan la advertencia a los consumidores, pues omiten leer las etiquetas.

Las personas con dolor crónico, que toman acetaminofén para controlarlo, deben evitar el alcohol, sin embargo, si la persona es bebedora regular, debe de tratar con otro analgésico o evitar de plano aquellos sin receta médica.

Para aquellas personas que consumen acetaminofén para la resaca, si no son bebedores regulares, pueden consumir acetaminofén, suponiendo que los riñones se encuentran en óptimas condiciones, pero si se quiere ser cauto, es mejor elegir otro analgésico.



Una encuesta mostró que uno de cada diez adolescentes y adultos jóvenes de Estados Unidos ha abusado de los analgésicos o sedantes recetados, lo cual sería útil a la hora de detectar problemas en las salas de emergencias y poder realizar intervenciones en los casos que sea necesario.

La encuesta abarcó a más de 2.100 personas con edades comprendidas entre los 14 a los 20 años, que visitaron la sala de emergencias del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan por cualquier motivo entre 2010 y 2011.

Entre los resultados obtenidos se encontró que el 10.4 por ciento de los participantes admite haber abusado de algún analgésico o sedante recetado, al menos una vez en el último año, bien haya sido por drogarse, extralimitarse en la cantidad recomendada o tomar fármacos recetados a otra persona. La gran mayoría de los encuestados admitieron no tener receta para los fármacos ingeridos, por lo que su consumo fue ilegal.

El estudio estuvo liderado por la doctora Lauren Whiteside, de la Universidad de Michigan, quien anotó que es importante que el personal médico de la sala de emergencias sepan que quienes van a dicha sala pueden estar buscando medicamentos para poder abusar de ellos o para suministrarlos a otras personas.

Existen factores de riesgo que están asociados a abusar de analgésicos y sedantes con receta médica. En el caso de analgésicos, los pacientes que los ingerían tenían propensión a recibir analgésicos de tipo opiáceo intravenoso cuando fuera a emergencias. Quienes suelen abusar de los medicamentos, ya han presentado abuso de alcohol o de medicamentos sin receta, como los fármacos para la tos, o aquellos que en el último año consumieron marihuana.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Pediatrics, en su edición en línea del 28 de octubre.



Un estudio reciente de Estados Unidos sugiere que los opiáceos potentes recetados como analgésicos, para controlar el dolor, podrían ser menos efectivos ante alternativas más seguras como el ibuprofeno y el acetaminofén (paracetamol).

Para la investigación se analizaron los datos arrojados por el gobierno federal que fueron recolectados entre 2000 y 1010, mostrando que no hubo cambio significativo en la cantidad de visitas médicas realizadas para aliviar el dolor que resultaron en un tratamiento con analgésicos.

Pese a que las recetas con opiáceos se duplicaron en el período estudiado, pasando de un 11 por ciento a un 19 por ciento, las recetas de analgésicos no opiáceos se mantuvieron estables, constituyendo un 26 a un 29 por ciento de las visitas relacionadas con manejo del dolor.

En 2010 hubo 164 millones de visitas a consultorios médicos relacionadas con el dolor, la mitad de los pacientes fueron tratados con algún tipo de analgésico, el 20 por ciento con opiáceos y el 27 por ciento con no opiáceos.

El autor principal del estudio, Matthew Daubresse, afirma que es necesario mantener un equilibrio entre los riesgos y beneficios que pueden brindar los analgésicos para ser recetados a los pacientes. La mayoría de los analgésicos recetados son por parte de los médicos de atención primaria, mientras que los especialistas del dolor sólo tratan a una pequeña parte de los pacientes aquejados por dolor.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Medical Care en su edición en línea del 13 de septiembre.



12345



Ultimos 25 mensajes del foro de drogas :